Presentan en TSM proyecto 'Huellas para no olvidar'

El "Templo del Desierto" albergará la exposición fotográfica y muestra de la placa, para recordar las atrocidades del ejército Nazi en el Holocausto Judío, en la Segunda Guerra Mundial.

El TSM alberga el proyecto 'Huellas para no olvidar', recordando el Holocausto Judío.
El TSM alberga el proyecto 'Huellas para no olvidar', recordando el Holocausto Judío. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) y el Club Santos Laguna, inauguraron este viernes en el TSM la exposición fotográfica y muestra de la placa del proyecto "Huellas para no olvidar", como parte del Programa para recordar el Holocausto Judío, en la Segunda Guerra Mundial.

El acto se realizó en el Auditorio Orlegi con la presencia de José Manuel Velazco Gutiérrez, director de Salud municipal, Manuel Villalobos Amezcua, subsecretario de Asuntos Políticos y Sociales del Ayuntamiento, Ruth Idalia Isais Antuna, directora de Cultura, Jennifer Bretado Sicairos, representante de la Comisión de Derechos Humanos en esta ciudad, Eliud Ismael Rodríguez Díaz, Director de Educación Municipal en Gómez Palacio, Erick Arzola Sarabia, director del Instituto 18 de Marzo, Mariana Alvidrez García, de coordinación de Marketing Social y Cultural de Santos, Jesús García López, coordinador de la EMAP y Teresa Favela Nava.

La muestra permanecerá en el TSM hasta después del partido de la Copa MX entre Santos y América, luego será traslada a escuelas y dependencias públicas.

Acudieron como invitados alumnos de distintas escuelas y universidades de la Comarca Lagunera, para conocer de cerca el motivo de la presentación de la placa conmemorativa en representación de la sobreviviente del Holocausto Dolly Hirish de Bestanding.

Los representantes de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, expusieron que se busca recordar el Holocausto, un hecho que marcó la historia mundial y que todos deben tener presente para que actos como ese jamás se repitan.

"La conmemoración de la 'Shoah' (Holocausto) es sobre historias de vida, un espacio de reflexión para comprometerse a trabajar juntos", señaló Ruth Idalia.

Indicó que el compromiso es trabajar por la defensa de los derechos humanos, ya que algunos piensan que es un crimen cometido contra el pueblo judío, cuando el realidad ha sido contra la humanidad.

Esto, ya que fueron exterminadas alrededor de 20 millones de personas que no eran consideradas de raza pura por el Régimen Nazi, entre judíos, gitanos, homosexuales y otros.

Este proyecto ha sido acogido en diferentes países de Latinoamérica, muestra una placa con las huellas de sobrevivientes y descendientes, que son expuestas en embajadas, escuelas, universidades, museos, centros culturales y entidades de gobierno que realizan actividades educativas que promueven los derechos humanos y la paz.

Jennifer Bretado de la Comisión de Derechos Humanos en Torreón, señaló que el Holocausto permitió el surgimiento de los derechos humanos y por eso se debe tener en cuenta lo ocurrido.

Por su parte, Rubén Cardona Zurita, activista por la paz e historiador, comentó que placa conmemorativa de una sobreviviente, que plasmó sus manos junto con su esposo, es Dolly Hirsh, quien develó la placa en Saltillo y año con año se realiza como un acto y una enseñanza de la historia para seguir promoviendo la libertad, justicia y amor al prójimo.

"El holocausto o masacre del nazismo, marcó la vida de Dolly, nacida el 24 julio de 1939 en Lituania, que de pequeña fue llevada con sus padres a los guetos o campos de concentración y exterminio en 1943".

"Al final de la guerra los alemanes trataban de aniquilarlos rápidamente cuando se encontraba en Auchwitz. Su abuela fue muerta en cámara de gas, su mamá la escondía en cesto de basura, tapada con papeles y desechos".

"La conmemoración de la 'Shoah' (Holocausto) es sobre historias de vida, un espacio de reflexión para comprometerse a trabajar juntos".

"Desde niña aprendió a guardar silencio hasta que el 15 de abril de 1945 los presos fueron liberados por los ingleses".

"Recuerda que su madre pidió a los soldados ayuda para encontrar a su hija, quien fue hallada bajo una pila de cadáveres".

El presidente Manuel Ávila Camacho les facilitó a ella y a su mamá, la nacionalidad y estadía en México, Dolly pesaba 7 kilos y era talla 0 a los 7 años.

Terminó estudios en la UNAM, cursó la carrera para maestra de hebreo. En 1960 casó con Eduardo Bestanding, adoptó a dos hijas, la llaman 'un milagro' de Auchwitz.

El doctor William Soto, embajador de activistas, es el benefactor de la placa, quien promueve el testimonio de una de tantas víctimas que dejó uno de los acontecimientos que marcaron la historia de la humanidad.

La muestra permanecerá en el TSM hasta después del partido de la Copa MX entre Santos y América, luego será traslada a escuelas y dependencias públicas.

JFR