En Santos maduré como jugador: Néstor Araujo

Como frecuente invitado del programa "Somos Santos", el guerrero compartió las enseñanzas que vivió de lado de Caixinha y su orgullo por haber sido capitán de la Selección Mexicana. 

Néstor Araujo está comprometido a mantener el invicto.
Néstor Araujo está comprometido a mantener el invicto. (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

Un asiduo invitado del programa "Somos Santos", es el defensor central, Néstor Araujo, titular en el equipo y flamante seleccionado nacional, quien en lo personal vive un gran momento tanto en su posición, hasta como goleador, dio sus sentir y el paso del equipo en la actual temporada, donde por cierto, se marcha invicto.

El zaguero habló del buen paso que tiene el equipo, de su bien desempeño en lo personal y las metas a corto plazo del equipo, la primera es ir a León y ganar tres puntos y mantener así el invicto. 

TE RECOMENDAMOS: Santos ‘derriba’ muro de Trump con acto simbólico en el TSM

Araujo le guarda un gran cariño a Cruz Azul, equipo que lo vio nacer como futbolista desde fuerzas básicas, sin embargo, como todo profesional, se debe a Santos.

“El equipo está comprometido, el partido ante Cruz fue muy complicado, un equipo muy ofensivo y por la forma de jugar de nosotros, fue un partido de ida y vuelta, muy abierto, muchas llegadas, así lo planteamos, era matar o morir y salimos un poco molestos por el resultado”, reconoció el defensor albiverde. 

“Siempre lo he dicho, Cruz Azul le dio de comer a mi familia y a mí, me enseño valores, le tengo mucho cariño y respeto, pero aquí estoy como en casa, en Torreón estoy a gusto y feliz, futbolísticamente y como persona, hay mucha diferencia de cómo llegué a ahora, me siento más maduro”, reconoció. Cuando llegó a Santos, le cambió la vida.

“La edad, llegué de 21 años y prácticamente acá vivir solo, la ciudad es tranquila y hace que me dedique al futbol, no pienso nada más que en futbol, en el club me dan todo, de comer, el gimnasio, el área médica, todo es excelente aquí”.

Pedro Caixinha, le ayudó mucho en ese proceso de madurez, ese que hoy lo tiene como titular indiscutible y seleccionado nacional.

“Fuera de la cancha, dentro con Caixinha tenía el carácter muy fuerte, aprendí mucho de él, yo era muy inmaduro, en México me desvelaba, acá de alguna manera me duermo temprano, mis comidas como debe ser, los entrenamientos al cien, me he vuelto muy profesional, gracias a los valores y a lo que es Santos”.

Dijo sentirse orgulloso de la labor que hacen los canteranos santistas.

“Sí, la verdad que son geniales los chavos que vienen en ascenso, Gael, Arteaga, Rivas, Sánchez, volteas y les hablas y siempre hacen caso, son unos profesionales y escuchan muy bien a los grandes, tiene calidad para ser una buena carrera”, aseveró.

En su momento, cuando llegó de 21 años a la institución, fueron los jugadores más veteranos quienes le compartieron sus conocimientos.

“Más bien uno trata de estar abierto a todo, cuando me tocó llegar con Oswaldo, Chato, Baloy, claro que siempre los vez más maduros, ellos te dan consejos y les aprendes, creo que me reflejo en ellos, si los canteranos son profesionales y le echan ganas, van a tener una buena carrera”.

Prácticamente, apenas caminó y ya tenía contacto con el balón. “Desde niño, apenas caminando y ya estaba con el balón, siempre desde que recuerdo, el futbol es lo que más he amado y he querido".

"Llegue muy chico en Cruz Azul estuvo 8 años, fui a Chivas dos veces, no me quisieron, tampoco en Tecos. Mi hermano estaba en primera A en Cruz Azul Hidalgo y me quedé en Cruz Azul. Ahí empecé”.

A seguir por la misma senda, a mantener el invicto.

“Seguimos invictos, pero siento al equipo con ese sabor amargo, nos han sacado los puntos en los últimos minutos, los objetivos están claros, tenemos que sacar puntos, porque al final la tabla está muy apretada".

"Nosotros dijimos que haríamos 31 puntos, hacemos todos por bloques, estaba presupuestado ganarle a Cruz Azul, hay que tratar de seguir por la misma senda”, declaró. 

“Cuando quedamos campeones de liga y Alejandro me agarró después del partido, hubo una misa y me dijo del recorrido, me dijo que era espectacular lo que se vive y nunca había visto algo así, son kilómetros desde Lerdo hasta Torreón, la gente o paró desde allá, estaba muy contento yo”, recordó.

Contento ahora como goleador.

“Llevaba tres en toda mi carrera y en una semana metí tres, los torneos pasados estaba desesperado porque no metíamos gol, Izquierdoz metía y yo nada, claro que sí quería. Él me dijo que iba a hacer goles y al momento llevamos tres”.

Ser Capitán de la selección nacional aunque sea un partido, es un orgullo, por las figuras que lo han portado.

“Lo disfrute mucho, me acuerdo que el técnico me preguntó que sí me sentía preparado, y yo contesté que sí, muy contento porque ese gafete lo han tenido pocos, yo lo disfruté, yo tengo una foto que la voy a guardar y colgar en mi casa”.

Fiel a Santos, aunque si hubiera oferta de Europa, le saldrían alas.

Los conductores, Raymundo Carrillo y Dany Ramos, le dieron una sorpresa muy especial, en vivo llamó al programa su hermano Félix Araujo, jugador de Chiapas.

“Yo lo que siempre he dicho, acabo de renovar con el club, no hubo broncas, fueron otros dos años, son una muestra de las dos partes, de que estoy muy a gusto, los intereses de que salgo o no, todo sea para beneficio del club”, dijo. 

“No voy a echar mentiras, desde sus inicios ha mostrado un gran nivel, ahora estoá siendo consagrado siendo titular, ahora me da orgullo verlo con la selección, siempre trato de verlo y es un orgullo verlo ahí”, dijo Félix mientras Néstor escuchaba con una sonrisa de oreja a oreja. 

“Muchas veces nos hemos enfrentado, una vez hasta hubo golpes, entre varios jugadores, nos veíamos pasar, nosotros nos hacíamos nada”, dijo.

Por último, dio un mensaje alentador a su hermano, por cierto, 8 años menor que él. 

“Néstor, es el orgullo de la familia, lo quiero mucho, siempre sonríe en las buenas y en las malas, que siempre deja todo en la cancha, es lo que lo ha llevado a estar donde está, está ahí gracias al talento que Dios le dio y a las ganas que él le imprime”.



rcm