El Tri, la tumba del ‘Chepo’

Aunque fue campeón con Chivas y Toluca, su paso por la selección mexicana marcó un antes y un después en su carrera como técnico

Ciudad de México

Los malos resultados deportivos le pasaron factura a José Manuel de la Torre, quien después de nueve jornadas en el Apertura 2017 fue cesado de su puesto como director técnico en Santos Laguna.

Atrás quedaron sus buenas épocas como técnico de Chivas y Toluca, con quienes ganó tres títulos en la Liga MX (el Apertura 2006 con los tapatíos y los torneos Apertura 2008 y Bicentenario 2010 con los Diablos Rojos).

Todo ese buen andar en el banquillo tuvo un giro de 180 grados desde que tomó las riendas de la selección mexicana en 2010. Sucesor de Javier Aguirre tras el Mundial de Sudáfrica, ‘Chepo’ tuvo su primer partido con el Tri en 2011 contra Boznia y Herzegovina, con marcador dos a cero.

Aunque ganó la Copa Oro de Concacaf en 2011, las malas actuaciones del combinado tricolor comenzaron a pesar. La selección mexicana fue eliminada en la primera ronda de la Copa Confederaciones de 2013 –donde solo pudieron ganarle a Japón y cayeron ante los combinados de Brasil e Italia-, además de las dos derrotas ante Panamá en la Copa Oro de 2013, desencadenaron el descontento de la afición, que pedía su salida.

La gota que derramó el vaso fue la derrota en la séptima jornada del hexagonal final rumbo a Brasil 2014 ante Honduras en el Estadio Azteca, resultado que comprometía la clasificación a la Copa del Mundo de aquel entonces, por lo que fue cesado de su puesto.

Aunque pareció tomar un segundo aire con Chivas al salvarlos del descenso desde el Apertura 2014 y conseguir el superliderato en el Clausura 2015 para llevar a los rojiblancos hasta las semifinales, se vio obligado a salir en el Apertura 2015 después de acumular siete puntos en tan solo ocho jornadas.

En Santos Laguna la historia fue similar. Aunque poco pudo hacer en el Apertura 2016 –donde llegó para suplir a Luis Zubeldía y finalizar el certamen en el decimosexto puesto- todo parecía que cambiaría a partir del Clausura 2017, donde el  equipo, aunque no convencía del todo debido a la falta de contundencia con once empates, cinco victorias y una derrota, logró pasar a la liguilla, donde fueron eliminados en la primera ronda por Toluca.

El progreso no se vio en este torneo y la prueba está en la marcha actual del equipo, ubicados en el sitio 15 con un triunfo, cinco empates y tres derrotas.