Jamás se imaginó salir inconsciente del Estadio Corona

A Adriana Balderas Salazar y a su hermano los acorraló un grupo de aficionados de Tigres, quienes los patearon en el piso. Señala que ningún policía se acercó a ayudarlos.

Adriana Balderas Salazar interpone demanda por agresión de aficionados de Tigres.
Adriana Balderas Salazar interpone demanda por agresión de aficionados de Tigres. (Maribel Rangel)

Torreón, Coahuila

Adriana Balderas Salazar, jamás se imaginó salir inconsciente del Estadio Corona.

Ella fue seriamente golpeada por integrantes de la Porra de Tigres que visitó el TSM el pasado sábado y este lunes acudió la Procuraduría General Justicia a poner la denuncia correspondiente y se castigue a quienes le hicieron esto a ella y a su hermano.

Adriana relató a Maribel Rangel, reportera de Multimedios Deportes y a La Afición, lo sucedido esa noche al término del partido.

"Mucha gente de Monterrey me ha estado hablando y apoyando, incluso aficionados de Monterrey, me dicen que no es justo y no se vale lo que hicieron, les agradezco mucho a esa gente regia y más a los de la Comarca Lagunera que estuvo ayudándonos".

"Íbamos caminando los dos saliendo del TSM, mi hermano y yo, cuando menos acordamos, venía la porra de Tigres lanzando piedras, nos desmayaron a los dos y cuando ellos nos vieron en el piso, corrieron hacía nosotros a darnos de patadas", mencionó en la PGJE.

Señaló que a las afueras del estadio, compraron la cena, cuando volteó, vio a su hermano caer al piso, luego de que una piedra le diera justo en la nariz, al tratar de auxiliarlo, los pseudo aficionados regios, se les fueron encima a golpes y patadas.

"Compramos comida, nos lo íbamos comiendo, pero hay cosas que ya no recuerdo, cuando ellos tumbaron a mi hermano con una pedrada en la nariz, yo lo agarraba de la camiseta tratando de jalarlo hacia el estadio y ellos corrieron a verlo cuando estaba en el piso, yo lo jalaba y como veían que no lo soltaba empezaron a golpearme a mí, a los dos en el piso nos dieron de patadas", comentó.

En el IMSS no la quisieron atender por no llevar tarjeta. "Dice mi cuñada que era la gente del estadio, los que ya llevaban a mi hermano inconsciente y después a mí también, me recoge AR y me llevaron al IMSS, donde no me quisieron atender porque no llevaba tarjeta, me tuvieron que dejar en la Cruz Roja", aseveró.

Dentro de lo malo, lo bueno, ese día no llevaba a sus hijos consigo. "Desgraciadamente pasan estas cosas, lo único bueno que saco de esto, es que ese día no llevaba a mis hijos, siempre los llevo al estadio y afortunadamente no fueron".

Agradeció el apoyo de la afición lagunera y de la regia, pues gente sobre todo de la afición de Rayados de Monterrey, le ha manifestado su aliento.

Lamentó que no le prestaran auxilio personal del estadio ni de Seguridad Pública que según ella, vieron como eran golpeados.

"La gente le gritaba al personal del estadio que nos ayudara y no salieron en nuestra ayuda, ni las autoridades. Esto no debe pasar, es algo familiar y es algo que va uno a disfrutar, nunca se imagina uno salir así de un partido".

Tras poner su denuncia, señaló que afortunadamente está bien, fueron sólo los golpes en el rostro.