Territorio Santos Modelo no ha podido contra la violencia

El altercado que se vivió este sábado entre aficionados de Tigres y laguneros es otro lamentable suceso que se ha vivido en la casa de Santos Laguna

La Directiva de Santos propone unir las barras en una sola, para ampliar el apoyo, el control y el orden.
La hinchada de Santos ha protagonizado algunos enfrentamientos con Tigres en los últimos años (Mexsport)

Ciudad de México

Es evidente que el futbol mexicano pasa por un momento difícil cuando se habla de la protección dentro de los estadios. Los elementos de seguridad se han visto superados en número en más de una ocasión por miles de hinchas que desatan la violencia dentro de las instalaciones por los resultados obtenidos  en el partido.

La más reciente de ellas se dio entre las aficiones de Santos y Tigres, tras la victoria 2-1 de los Guerreros sobre los felinos.  La zona de conflicto se dio en las gradas de la porra visitante. Los policías tardaron en llegar al lugar. Aunque el conflicto se calmó dentro del estadio, todo continuó en el estacionamiento. El saldo fue de 22 personas detenidas, 15 de ellos originarios de Monterrey,  siete locales, cuatro vehículos particulares y una patrulla municipal dañadas y un número de momento indefinido de lesionados.

Esta no es la primera vez que hay encuentros entre los barristas de ambos conjuntos. Durante los cuartos de final de ida del Clausura 2015 se dio otra riña, una vez más en casa de Santos. El primer contacto comenzó en la zona designada para ubicar a los seguidores de Tigres, en donde las peleas e insultos entre ambos grupos no se hicieron esperar. La intervención policíaca se dio hasta después del arranque del segundo tiempo, que culminó con un empate

En esta ocasión, se reportaron alrededor de 10 detenidos, todos aficionados de Tigres; sin embargo, en el exterior del recinto, hinchas laguneros se hicieron presentes con comportamientos violentos hacia los elementos de seguridad.

En el Clausura 2011, la violencia se hizo presente de nueva cuenta en la Laguna. Previo al partido, miembros de ambas barras tuvieron un altercado en las afueras del inmueble. Un hecho que opacó el nombramiento de Jared Borgetti como “Guerrero de Honor”. Un juego que finalizó con la victoria de dos goles sin respuesta por parte de la U de Nuevo León.