Caixinha cerró el trato; Santos pierde pero es campeón

A pesar de que Gallos Blancos venció 3-0 a Santos Laguna, el cuadro de La Comarca se consagró campeón del futbol mexicano

Jugadores de Santos levantan el trofeo de campeón
Jugadores de Santos levantan el trofeo de campeón (Mexsport)

QUERÉTARO

Un primer tiempo frenético fue insuficiente para Gallos Blancos que derrotó 3-0 a Santos Laguna. Sin embargo el cuadro de albiverde se convirtió en campeón del futbol mexicano al ganar 5-3 en el marcador global.

El cuadro del portugués Pedro Caixinha sufrió en el primer lapso donde recibió tres goles, pero en el complemento logró emparejar el trámite y así conseguir el campeonato.

El juego

Fue Querétaro quien tendría la primera de gol. Al 9', Jesus Molina trastabilló en el área a Danilinho, quien rodó por el suelo. Francisco Chacón no dudó y pitó el penal. Al 10', Mario Osuna lo cambiaría por gol para el 1-0.

Gallos no pararía y al 22' un tiro de esquina levantaría a los aficionados de las gradas. Córner por banda derecha. Marchesin mide mal y queda a medio camino. Yasser Corona se levanta, mete el cabezazo que el arquero de Santos manotea y el balón termina clavándose para el 2-0.

Había confusión en el cuadro lagunero. Desconcentración y miradas que se culpaban los unos a los otros. La banca santista se levantó y trató de tranquilizar a sus compañeros. Gallos estaba vivo.

Querétaro tocaba. Ganaba rebotes. Ponía a Santos en su propia área. La presión alta de los Guerreros que pusieron en la liguilla no existió. Al 35', a Santos le urgía el medio tiempo.

Antes del descanso, al 38', los pupilos de Víctor Manuel Vucetich dieron otro golpe. Callejón de la izquierda. Ángel Sepulveda se llevó a Izquierdoz, luego a Araujo y, ante la salida de Marchesin, definió cruzado. Golazo y 3-0 de Gallos.

Al 42', sucedió lo impensable. Pedro Caixinha modificó su esquema. Sacó al héroe de la ida, Javier Orozco, y metió a Sergio Ceballos para tener mayor posesión de la pelota en el mediocampo. Se escapó el primer tiempo.

Para el inicio del complemento, Santos salió del letargo, le quitó el balón a Gallos y estuvo a punto de marcar con un tiro al poste. El mediocampista extra en mitad de cancha le funcionó a Caixinha y los Guerreros respiraban. Gallos, por el contrario, se evaporaba en el hervidero o más bien el estadio queretano.

Vucetich fue por todo y metió a Ronaldinho. El brasileño no estaba y no pudo hacer daño; también metió a Sinha que tampoco podia. Muchos nervios en La Corregidora.

Al 42' apareció Marchesin. El chileno Patricio Rubio sacó un disparo raso, a la base del poste y el arquero argentino se estiro completamente y alcanzó el balón para ahogar las esperanzas de los Gallos.

El tiempo se escapó y Francisco Chacón pitó el final del encuentro. Pedro Caixinha cerró el trato como un general de guerra, perdió una batalla, pero ganó la guerra en La Corregidora. Santos perdió por primera vez en la liguilla y por goleada. Pero se llevó más que una derrota, se llevó una derrota que lo hizo pentacampeón del futbol mexicano.