Restaurantes de Torreón a 'full' por la Final

Todos los negocios del sector centro se encontraban con lleno total debido al partido disputado por Santos Laguna y Gallos Blancos del Querétaro.

Amigos, familias, todos con una gran sonrisa esperando ansiosos el inicio de un partido.
Amigos, familias, todos con una gran sonrisa esperando ansiosos el inicio de un partido. (Luis Salcedo)

Torreón, Coahuila

La Santosmanía como nunca antes se había experimentado se vivió esta tarde-noche en Torreón. Bares y restaurantes a los alrededores de la Plaza Mayor hicieron su agosto. Todos llenos de comensales que desde temprano hicieron su arribo.

Antes del partido, todo era felicidad, amigos, familias, todos con una gran sonrisa esperando ansiosos el inicio de un partido que parecía de mero trámite.

Pero se llevaron desagradables sorpresas en el primer tiempo. Ese no es el equipo de Gallos que vino el jueves ni el Santos que le metió cinco goles.

La gente irradiaba confianza, se hacían con el título en la bolsa, "nomás es trámite, vamos preparándonos mañana para el desfile", decían algunos aficionados que más tarde, les cambiaría la perspectiva.

El primer gol del Querétaro en el primer tiempo, no causo temor, es más, la gente se reía, "les damos chance pá que vean", decía don Carlos Salazar, quien acudió al Bar Lotería a un costado de la Plaza Mayor con su familia.

La segunda anotación de Gallos, ya ponía de nervios a la gente, que no dejaba de apoyar. El tercero, fue definitivamente un balde de agua fría, los hizo regresar a la realidad. "Qué está pasando".

El inicio del segundo tiempo, había más mesura, Escoboza puso el balón en el poste y la afición se mecía los cabellos. La entrada de Ronaldinho, le puso más emoción y nerviosismo a la gente.

Unos empezaban a abandonar los recintos, pero el resto se mantuvo fiel, la frase Yo 5i Creo, se volvió viral, gritos de "Sí se Puede", retumbaron en el pequeño bar ubicado a un costado del Teatro Isauro Martínez.

Momentos de tensión, unos se comían las uñas, otros renegaban de lo que veían, pero cada llegada de Santos era esperanzadora.

Esos dos minutos que se agregaron, eran eternos para los comensales, que terminaron abrazados, saltando y vitoreando a su equipo, la sufrieron, pero sin duda, esos tres goles de Querétaro, le puso más sabor al asunto. Santos se coronó por primera vez en su historia fuera de La Laguna.