Marchesín, un cancerbero que visita ángeles

Hace un año el pequeño disfrutaba jugar futbol con sus amigos en las afueras de su casa, pero un pelotazo en la pierna descubrió la enfermedad que padecía. Los médicos retiraron la quimioterapia, todo está en manos de Dios.

Torreón, Coahuila

Sorpresiva visita tuvieron los niños que son atendidos en el área de oncología de la Clínica 71 del IMSS, con la presencia del guardameta de Santos Laguna, Agustín Marchesín, quien acudió por invitación de un amigo para hacer realidad el sueño de Brandon Díaz, quien a sus 5 años espera un milagro para seguir disfrutando de su infancia y de la vida.

Hace un año el pequeño Brandon disfrutaba jugar futbol con sus amigos en las afueras de su casa, en el municipio de Matamoros, Coahuila, pero un pelotazo en la pierna descubrió la enfermedad que padecía.

Su padre, Santiago Díaz Salazar, quien trabaja como jornalero para mantener a su esposa y tres hijos, recuerda que a la edad de 4 años, su hijo Brandon recibió un pelotazo en una pierna y eso fue lo que descubrió que algo andaba mal en su cuerpo.

"Le preguntaron qué jugador quería conocer y él lo eligió, por eso se sorprendió bastante al tenerlo cerca, platicar con él".


“Con el golpe un tumor comenzó a exaltar, al principio no nos dimos cuenta lo que se trataba, unos médicos nos dieron que era una infección sin importancia, hasta que el dolor fue intenso y lo llevamos con especialistas, quienes nos dieron la mala noticia. Un tumor en el estómago que ya afectaba en la pierna”.

“Fueron algo que nos dejó aturdidos en la familia, devastados, incrédulos porque se trata de un niño que parecía muy sano, muy alegre y con gusto por el futbol, porque es santista como yo”, afirma.

Ha sido un año de tratamiento, pero los médicos le dijeron que le retirarían la quimioterapia, sólo le aplican auxiliares para el dolor, así que todo está en manos de Dios.

“Estamos a la espera de un milagro, han sido momentos difíciles, pero ahora hemos tenido un momento de alegría con la visita de Marchesín, ha sido el mejor regalo que ha recibido. Brandon me decía que le gustaba la manera de jugar de Marchesín, luego le preguntaron qué jugador quería conocer y él lo eligió, por eso se sorprendió bastante al tenerlo cerca, platicar con él. Yo me sentí muy emocionado, igual mi esposa, esto ha sido una pausa en todo lo que estamos viviendo”, comentó Santiago Díaz.

Brandon se mostró sorprendido por la presencia de aquel personaje que al principio no reconoció, pero la sonrisa superó su incomodo sentir por el tratamiento que recibe para aminorar su dolor, así que no tardó en estar sentado en su pierna y platicar largo rato. El guardameta lo cuestionaba visiblemente emocionado, pero a la vez incrédulo por tener entre sus brazos a un pequeño que libra una dura batalla contra el cáncer.
 
Luego, aprovechando la presencia del guardameta argentino, los médicos lo invitaron a visitar a los demás pacientes que son atendidos en el sexto piso de la torre, algunos apenas pudieron saludarlo. Un momento conmovedor invadió la sala, mientras las familias observaban con emoción la reacción de los pequeños.

"El apoyo, las palabras de aliento son muy importantes, es difícil, pero muy lindo. Estoy feliz de causar una sonrisa, una grata expresión en estos chicos, me siento muy agradecido por haber recibido esta invitación”.


Marchesín comentó que esta visita se debió a que había visto al ‘Chuletas’, quien había tomado la iniciativa junto con un amigo de él, de venir a la clínica, “después se pusieron en contacto conmigo y no dudé porque son cosas muy lindas que a uno le llenan el alma de satisfacción. Estoy muy contento y agradecido por esta oportunidad que me brindan de visitar a Brandon”, dijo.

“A uno le pasan muchas cosas por la cabeza en situaciones como esta, gente que lucha mucho, familias muy unidas, porque en estos casos es donde se demuestra la familia, lo importante que son para estos chicos, cada mínimo detalle lo que significa para ellos. Esto me conmovió, creo que a cualquier persona le llegan profundamente estas cosas, estoy feliz de causar una sonrisa, una grata expresión en estos chicos, así que me siento muy agradecido por haber recibido esta invitación”, agregó.

El también seleccionado argentino resaltó la fortaleza de los menores: “Son guerreros, gente sacrificada que vive el día a día disfrutándolo, la familia que está encima para lo que necesite, la gente de la clínica que se preocupa por ellos, que está al tanto de su bienestar, así que poder estar con todos ellos, junto con sus familiares, sus papás, que son gente digna de reconocer su fortaleza y sobre todo esos pequeños que están en cama recibiendo su tratamiento. Yo espero haber aportado algo por mínimo que sea, pero ojalá que esto se repita, cualquiera estaría agradecido de poder ser parte de esto, tener la posibilidad de venir a conocer a estos chicos”.

Admitió que acciones como esta retroalimentan al futbolista, “eso sin duda, aunque la verdad hubiera preferido, con todo respeto, que esto fuera privado, no lo había dado a conocer porque es algo fuera del Club, era algo que yo quería hacer por lo que vi en ‘Chule’, pero se dio así y es bueno que esto se muestre para que las personas se acerquen y con su presencia puedan ser parte de un lindo día para estos chicos, porque el apoyo, las palabras de aliento son muy importantes, es difícil, pero muy lindo. Yo estoy conmovido con estas cosas”.

Ahora espera que su visita sirva de algo positivo, "Brandon es un luchador, un guerrero, uno juega un partido que dura 90 minutos, el enojo puede durar una semana, pero en estos casos la vida es lo más importante, a veces uno se hace muchos problemas por cosas insignificantes, acá son cosas que realmente valen la pena, que representan la vida”, apuntó.