"De haber sabido no habría dejado ir a mi hijo": Padre de detenido

Ernesto Camarillo, trabajador del municipio de Santa Catarina, Nuevo León, relató el calvario que ha tenido que pasar desde la detención de los implicados en la riña del Territorio Santos Modelo.

Ernesto Camarillo lamenta la detención de su hijo, que participó en la gresca del TSM.
Ernesto Camarillo lamenta la detención de su hijo, que participó en la gresca del TSM. (Carlos Hernández Castrejón )

Torreón, Coahuila

Ernesto Camarillo ahora está viviendo los momentos amargos que le dejó la detención de su hijo de 26 años, durante la riña suscitada el pasado sábado en el Estadio Corona, tras el partido que Santos Laguna y Tigres disputaron.

"La gente ha tomado esto de de una manera equivocada, impulsada por algunos medios que sólo generan discordia".

Han sido momentos de angustia e incertidumbre desde que se enteró de lo ocurrido, de dormir a la intemperie y tener que conseguir prestado para sufragar gastos para la defensa de su hijo y otros jóvenes, cuyas familias aún no se hacían presentes para brindarles apoyo, sobre todo moral, ya que han enfrentado un proceso muy delicado, no sólo por lo ocurrido, sino por la magnitud que alcanzó a nivel nacional.

Recuerda que ese sábado salió de trabajar y poco tiempo después escuchó en las noticias lo ocurrido después del partido, pero no imaginó que su hijo estaba involucrado.

Ernesto, vecino del municipio de Santa Catarina, Nuevo León, hasta las 2 de la tarde del domingo fue informado a través de una llamada telefónica, en la cual le solicitaban que se comunicara a la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

"Salí de Santa Catarina a las 7 de la mañana, llegué a las 11 y fui a las oficinas de Colón, de ahí me mandaron a la Procuraduría, pero en la madrugada de este martes, alrededor de las 01:30 horas los llevaron al CERESO", recordó.

"Cuando me dijeron que había sido detenido, pensé que sólo era una falta administrativa y que con sólo pagar una multa mi hijo saldría, así que con esa idea tomé el autobús y al llegar a Torreón supe de la magnitud de lo ocurrido."

"Por lo que supe de mi hijo, él fue detenido dentro del estadio, así que rápidamente traté de movilizarme, luego llegaron los abogados, quienes nos hicieron el recuento, nos dijeron que era grave la situación, que había lesionados y tres de los aficionados de Tigres que participaron en la riña estaban identificados, de los cuales sólo 2 fueron detenidos".

"Mi chavo no aparece en esos videos, él es abonado, este año sólo viajó a Sinaloa, ahí no pasó nada, luego, cuando supe que vendría a Torreón, le recomendé que no hiciera el viaje, porque la rivalidad que existe entre las dos aficiones se ha salido de cauce, ya no es futbol".

"La gente ha tomado esto de de una manera equivocada, impulsada por algunos medios que sólo generan discordia".

Momentos de incertidumbre ha pasado en las afueras de las dependencias, a la espera de recibir noticias favorables.

"Han sido momentos amargos, somos sólo 6 familias las que estamos aquí de los 14 detenidos, tuvimos que dormir en las afueras del CERESO, en el auto de un compañero que he conocido debido a la situación que estamos pasando".

"He perdido días de trabajo por estar acá y gastando lo que no tenemos, porque tuvimos que desembolsar 7 mil pesos a los abogados, ahora nos han dicho que cada uno pagará 12 mil pesos para obtener libertad".

"También tuvimos que comprar de cenar a todos, les llevamos gorditas y tacos, estamos todos cooperando para alimentarlos, gastamos lo que traíamos para pagar la multa. Hasta el momento nadie nos ha ayudado, ni la directiva de Tigres ni el alcalde de Santa Catarina".

"Han sido momentos amargos, somos sólo 6 familias las que estamos aquí de los 14 detenidos, tuvimos que dormir en las afueras del CERESO".

Ernesto comentó que de haber sabido que iba a suceder algo así, no lo habría dejado venir. "Él no es conflictivo, tiene su trabajo de planta, otro que está detenido es enfermero y me han dicho que ya perdió su trabajo".

"Uno vive al día, he pedido prestado, esto ha sido un duro golpe en lo económico y lo moral, los abogados dicen que se agravó la situación por la presión del Club Santos, por las pérdidas que puede haber en caso de que exista un veto, dicen que los daños ascienden a 240 mil pesos".

"Todavía la noche del lunes algunas personas fueron a poner denuncia, pero ya no alcanzaron por cuestión de tiempo", expuso.

Horas más tarde, la decepción fue mayor al enterarse de que su hijo, al igual que el resto de los inculpados, permanecerían detenidos mientras se deslindan pruebas, periodo que pude prolongarse hasta 2 meses para tener sentencia.