Afición molesta con empate

Se esperaba que el cuadro lagunero rompiera con la racha de cinco juegos sin conocer la victoria, había buen ambiente y mucha ilusión, pero el gozo se fue al pozo y al final, quienes festejaron fueron los visitantes.


Torreón, Coahuila

Fue mucho el enojo de los aficionados santistas por el empate de su equipo ante Pumas, no sólo por la forma como se dio, también por haber salido de la zona de calificación.

Se esperaba que el cuadro lagunero rompiera con la racha de cinco juegos sin conocer la victoria en la liga, había buen ambiente y mucha ilusión, sin embargo, el gozo se fue al pozo y al final, quienes festejaron fueron los visitantes.

El 'Chato' falló el penal, pero Javier Orozco rectificó el rumbo, aunque al final, un ex jugador de Santos, Daniel Ludueña, se encargó de apagar todo ese entusiasmo.

Desde las 20:00 horas los aficionados comenzaron a llegar al Territorio Santos Modelo en gran número, iban algunos santistas y unamitas juntos, familias vestidos con las playeras de uno y otro equipo, entusiasmados ante la posibilidad de ver un gran encuentro de futbol.

Varios autobuses llegaron procedentes de la Ciudad de México con seguidores del equipo universitario, algunos con los integrantes de la porra 'La Rebel', quienes se instalaron en la cabecera norte, donde se hicieron notar con el 'Goya' y sus cantos.

El Estadio Corona registró una afluencia importante de aficionados de Pumas, que por lapsos del partido se hacían notar más que los santistas.

Pumas saltó a la cancha con su elegante uniforme tradicional, el color azul y oro, Santos con su tradicional verde y blanco, con el negro dominante en el short, con números en rosa.

Los técnicos, Guillermo Vázquez de Pumas y Pedro Caixinha de Santos, se saludaron amablemente, el partido tuvo buenos momentos, sobre todo en la segunda mitad.

El 'Chato' falló el penal, pero Javier Orozco rectificó el rumbo, aunque al final, un ex jugador de Santos, Daniel Ludueña, se encargó de apagar todo ese entusiasmo.

El público se metió de lleno, esperaba la reacción de su equipo, los últimos minutos fueron de suspenso, tensión, incluso Pedro Caixinha parecía al borde de la locura, pedía a sus jugadores atención, ubicación y precisión.

Pero todo resultó inútil y con el silbatazo final hubo reclamos al timonel, quien abandonó a paso rápido la cancha, evitando los reclamos airados, quizá pensando en cómo enderezar el rumbo del equipo, para meterlo nuevamente entre los primeros ocho de la Tabla.

Por lo pronto, el próximo miércoles el compromiso es en la Copa Mx, ante Tigres en el 'Volcán', por el pase a la gran final.