Caixinha imperturbable ante la crisis de su equipo

El entrenador de Santos Laguna se dijo muy tranquilo y confiado en sus 28 meses de trabajo al frente del conjunto de La Laguna y aseguró que, de saberse culpable, renunciaría de inmediato.

Torreón, Coahuila

Pedro Caixinha considera que no es momento de hacerse a un lado ante la racha negativa que atraviesa Santos Laguna, en cambio, espera que sus jugadores respondan en la cancha la noche de este viernes ante Tigres.

El estratega sigue confiando en su trabajo y por lo tanto aseguró que esta no ha sido una semana difícil para él, ya que todos los lunes sostiene juntas con la directiva, en buenas y malas.

"Es lo que hace a esta organización con la filosofía con que se trabaja, estamos enfocados en el problema que vivimos en estos momentos, pero enfocados en buscar la solución a eso", dijo.

"La directiva no piensa que soy yo el problema, yo tampoco, pero cuando sienta que soy lo sea, entonces seré el primero en salir".

"No pasa nada, en relación a eso debo estar tranquilo, sereno y confiado en mi trabajo, en lo que he dejado en esos 28 meses que llevó acá y más allá de mis declaraciones (en el Estadio Azteca), muchas veces vienen con lo que es un excepto".

"Primero, cuando hago declaraciones en medios para llegar a donde quiero llegar, me hago responsable, si soy el que tiene ese poder debo ser responsable en todo en buenas y malas".

"Vamos a ver qué respuesta encontramos a eso, vamos a ver si llegó el mensaje a donde uno pretende, si no, a ver qué pasa".

Eso lo dijo con relación a sus señalamientos tras la derrota ante el América, cuando expuso que sus jugadores no estaban haciendo el trabajo.

Ahora, de cara a Tigres, vienen cambios en su alineación derivado de todo eso, primero hay uno por necesidad por la suspensión de Adrián Aldrete, pero los demás vienen por ese actuar indebido.

"La actitud es innegociable, puedo perder, pero debo matarme en la cancha, ellos (los jugadores) los saben, la responsabilidad que tienen, así como el club tiene una responsabilidad social, yo tengo la responsabilidad deportiva y los jugadores deben defender su profesión, a su club y sus valores con el trabajo de la semana".

"Esperamos que se puedan conectar con esa línea de responsabilidad, porque si sólo lo hacen algunos, entonces hacia dónde va el futbol mexicano, este negocio, porque con cuatro buenos torneos no se puede vivir siempre, esto es de nunca estar satisfecho".

El portugués indicó que como persona siempre se debe querer más, nunca estar satisfecho, "por eso tengo dos cosa importantes, el sentido protector que me hace proteger a los míos hasta la muerte".

"Sólo pido actitud y responsabilidad, cuando se tiene eso se tener la capacidad de ser exigente. Mañana esperamos tener todos la respuesta en la cancha", apuntó.

Entre las novedades que podría presentar en su once, Caixinha tiene a Edson Rivera, a quien elogió:

"Edson siempre ha sido una opción, es de los que mejor entienden nuestra filosofía, es muy inteligente, siempre enfocado en la tarea que se le encomienda, no sé si sea así o por haber pasado un año en Europa, me identificó mucho en lo futbolístico y mentalidad que debe tener un futbolista en este nivel".

Se necesita un cambio a fondo

Ante las presiones externas que exigen su salida, Pedro Caixinha comentó que se habla de que está en la cuerda floja, pero con su salida no se resolvería el problema.

"Los problemas estructurales son de fondo y está en el futbol mexicano, yo no soy nadie para cambiarlo, pero no tengo duda que soy un parte aguas, me da mucho gusto, si no por cambiarlo, al menos reflexionarlo. Estoy abierto para ayudar", dijo.

Expuso que no sabe si el futbol mexicano es conservador, pero sí ve que falta de querer conocer que falta percibir a qué distancia se está de los referentes.

Como ejemplo, citó a Alemania, que cambio su forma de trabajar desde el Mundial de 2002, "ahora es la mejor del mundo".

"Los belgas, cuando no estaban en las copas del mundo cambiaron todo desde abajo, desde necesidades de jugadores, acá quieren solucionar los problemas desde el techo".

El estratega afirmó que la afición, de la misma forma que tiene el derecho de apoyar, también puede manifestar su insatisfacción.

"Se puede perder tiempo, pero no se va a vivir el momento, sino una estructura sólida y se sabrá hacia dónde se va".

"Es momento de apoyar de nuevo y al final del día que me echen la responsabilidad a mí, porque este será el equipo de los próximos años".

"Siempre tengo el respaldo del presidente, estamos enfocados en eso, hay algo que referir, cuando iniciamos el proceso, en estos cambios estructurales, sabíamos que podíamos pasar por momentos como este, así que hay que estar preparados y saber hasta cuando lo podemos soportar".

"De Scolari aprendí que la vida de un entrenador se detiene en dos maletas, cuando llega y la deja tal y como está, y la otra se abre para sacar pertenencias, esa es la vida del entrenador, si tenemos fuerza y convicción de seguir adelante, igual, pero si no se dan las cosas y tengamos la claridad de percibir los cambios, pero en Santos esta será la base de un equipo que hará historia".

Para enfrentar a Tigres, Pedro señaló que se ha trabajado más en concentración que en puntería, así que espera un cambio este viernes, ante un rival al que elogió y a cuyo técnico Ricardo Ferretti, aunque no estará en la cancha por suspensión, habrá de invitarlo, como acostumbra con todos los estrategas rivales, a beber una copa de Oporto, lo mismo que al árbitro Pérez Durán, cuyo trabajo le agradó cuando enfrentaron a Gallos.