Los regresan a su galaxia

Con dos goles de 'La Rata' Bravo, Ulises Dávila y Djaniny, Santos le dio un balde de agua fría a los angelinos. Cada balón que tocó Giovani Dos Santos fue motivo de abucheo de la afición guerrera. 

Torreón, Coahuila

Con un categórico 4-0 sobre el Galaxy de Los Ángeles, Santos Laguna avanzó por cuarta vez en su historia a la ronda de semifinales de la Liga Campeones de Concacaf 2015/16. Su próximo rival se decidirá entre el América y Seattle.

Con el empate sin goles que dejó la Ida en territorio estadounidense, hacer gol fue la propuesta de los visitantes, pero muy pronto se encontraron con un equipo sólido y contundente que definió la serie prácticamente en 35 minutos.

Gustó el futbol de Santos, dejó ir a su afición contenta y ahora esperará este miércoles al ganador del Seattle Sounders y América, serie donde los capitalinos llevan la de ganar.

En el primer minuto Santos se acercó con peligro mediante una jugada personal de Martín Bravo, quien antes de caer alcanzó a abrir a la derecha para Djaniny Tavares, cuya habilidad le permitió abrirse espacio para el remate que desvió un defensa y casi incrusta en propia meta.

Al minuto 6, Calderón cobró de esquina, Araujo cabeceó picando la pelota y Giovanni dos Santos, quien permaneció cerca del poste derecho, salvó su meta al desviar con la cabeza antes de que se incrustara en el ángulo.

Después de un inicio revolucionado del equipo de casa, el Galaxy logró equilibrar e incluso a generar llegada. Sabía que al hacer un gol obligaba a Santos a marcar dos.

Sin embargo, al 18' Calderón cobró de nueva cuenta un saque de esquina por la punta izquierda, metió el balón al área, donde Araujo una vez más remató con la cabeza que el zaguero visitante Van Damme logró rechazar, pero dejó el esférico a Molina, cuya intención fue rematar al arco, pero le salió pase a Martín Bravo y tendido estiró la pierna para enganchar el balón y meterlo cerca del ángulo superior derecho para el 1-0.

Motivado con la anotación, de inmediato el equipo lagunero se fue a buscar el segundo y lo encontró muy pronto, al 22', tras una descolgada de Martín Bravo por sector izquierdo, el argentino hizo un recorte hacia el centro y le sirvió la pelota a Ulises Dávila, quien al borde del área remató con pierna derecha, el defensa Van

Damme alcanzó a desviar un poco la trayectoria, pero sólo consiguió que el esférico se incrustara en el arco luego de pegar en el poste. Un 2-0 que sorprendió a los visitantes, que no esperaban estar con esa desventaja tan temprano en el encuentro.

La escuadra de la MLS estuvo cerca del descuento al 23', cuando Giovani remató con la cabeza y Agustín Marchesín con un manotazo espectacular y acorta distancia le robó el gol.

Transcurría el minuto 34, Bravo metió centro que cerca del área chica remató con elegancia Néstor Calderón, parecía el tercero, sin embargo, el balón se encaprichó y besó el travesaño .

El Galaxy se fue de inmediato en busca del contragolpe, Santos no se lo permitió, recuperó y cerca estuvo de la anotación, pero Djaniny falló.

Así fue como el equipo de casa apagó el ímpetu del equipo de California, con un futbol más efectivo, con precisión y apertura de espacios ante un rival carente de idea y reacción.

Hacer gol fue la propuesta de los visitantes, pero muy pronto se encontraron con un equipo sólido y contundente que definió la serie prácticamente en 35 minutos.

Así, al 35' llegó el 3-0 tras un saque de esquina de Néstor Calderón por derecha, Djaniny Tavares retrocedió para alcanzar el balón y girando la cabeza remató al puro estilo de Jared Borgetti, para incrustar su envío pegado al palo derecho.

El Galaxy se jugó todo en el complemento, buscó meterse de inmediato en el partido, Giovani un susto con su remate cruzado que pasó cerca.

Santos volvió a hacerse notar con un remate de Diego de Buen que pasó rosando el travesaño. Todo volvió a la normalidad y con todo y el ímpetu mostrado por el cuadro dirigido por Bruce Arena, hacerle daño a Santos fue algo remoto.

Por el contrario, fue el equipo de casa el que hizo daño, porque al 60' Javier Abella salió con estilo y le metió un balón profundo a Tavares, quien se acercó con peligro al área, hizo una pausa para esperar la llegada de Martín Bravo por derecha, le abrió la pelota y el argentino con buena definición con pierna derecha marcó su segundo tanto de la noche, el 4-0 del partido.