Ganar o ganar, la única opción

Santos Laguna tiene una dura prueba, pues ante la deuda que tiene con su afición de no ganar en casa desde hace siete meses, el viernes tiene el compromiso de revertir la racha enfrentando a Jaguares.

La última vez que ganó en el Corona se dio el 31 de mayo del 2015, en juego de Ida de la Final del Clausura 2015 ante Querétaro, por goliza.
La última vez que ganó en el Corona se dio el 31 de mayo del 2015, en juego de Ida de la Final del Clausura 2015 ante Querétaro, por goliza. (Cortesía Santos Laguna)

Torreón, Coahuila

Santos Laguna se presenta este viernes ante su afición con la obligación de ganar en casa, algo que no consigue desde la Final del Apertura 2015. Su rival es Jaguares, equipo que se percibe como una dura prueba para los dirigidos por Luis Zubeldía.

Zubeldía trabajó durante la semana aspectos puntuales para tratar de tener un mejor desempeño, principalmente en la parte de la definición.

El Estadio Corona abrirá sus puertas por primera vez en el torneo, para este encuentro que para los albiverdes tiene como principal objetivo el triunfo, por todo lo que representa y porque es una deuda pendiente que tiene el equipo con su gente, misma que asistirá con esas ganas de festejar un triunfo, algo que no pudo hacer en el torneo anterior, aunque de visitante fue lo contrario.

Además, haber arrancado con una derrota el torneo, con el 2-0 en contra frente al León, la obligación es doble y eso lo sabe el entrenador y jugadores, incluso aquellos que acaban de llegar.

Santos Laguna lleva siete meses sin ganar en su estadio. La última vez que ganó en el Corona se dio el 31 de mayo del 2015, en juego de Ida de la Final del Clausura 2015 ante Querétaro, por goliza.

Zubeldía trabajó durante la semana aspectos puntuales para tratar de tener un mejor desempeño, principalmente en la parte de la definición, pues ante los Panzas Verdes generaron llegadas, pero no hubo acierto en el remate a gol.

Además de la derrota, Santos se trajo un saldo de dos suspendidos, pues Javier Abella salió expulsado al igual que el técnico Luis Zubeldía, así que estarán ausentes, al menos en la cancha.

Por lo que respecta a Chiapas, bajo la dirección de Ricardo Antonio La Volpe parece haber encontrado un estilo propio y una identidad, arrancaron la competencia con el pie derecho, fueron a casa de Dorados y lo derrotaron.

Esos tres puntos le han dado confianza y motivación luego para hacer la visita a los laguneros, en una cancha que dejó de ser una fortaleza para convertirse en un reto para los locales. Así que intentarán jugar con la necesidad del equipo albiverde para sacar provecho y llevarse el triunfo, que bajo circunstancias actuales serían un gran logro para los felinos.

Santos tendrá que olvidarse del torneo anterior, dejar atrás todos sus fantasmas y enfocarse en que es una nueva oportunidad, que tienen todo para que la historia sea diferente.

Pero Jaguares no debe confiarse, porqueel funcionamiento defensivo no es el óptimo, parece apostar más a la parte ofensiva y es ahí cuando el rival lo puede cazar en contragolpe, sobre todo cuando se trata de un Djaniny Tavares y un Andrés Rentería, dos elementos rápidos que en cualquier momento pueden ser letales.

Por lo anterior, es de esperarse un encuentro muy peleado en medio campo, pero si los chiapanecos se disponen a realizar su juego característico, entonces la cancha se abrirá y eso es bueno para los dirigidos por Zubeldía.

Lo que es un hecho es que Santos se volcará al frente, querrá agradar desde el arranque a su afición y contagiarla para que se meta de lleno al partido y de esa forma empujar al rival y hacerle daño.

Santos tendrá que olvidarse del torneo anterior, dejar atrás todos sus fantasmas y enfocarse en que es una nueva oportunidad, que tienen todo para que la historia sea diferente y dar esperanza de que este equipo será un firme candidato al título.