Dan gracias por la quinta estrella

Jugadores y sus familiares, equipo técnico y directiva de Santos Laguna, así como integrantes de la prensa asistieron a la misa de agradecimiento en la Iglesia de Todos los Santos en el TSM.

Agradecieron por el quinto campeonato y el buen papel del equipo.
Agradecieron por el quinto campeonato y el buen papel del equipo. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Los guerreros del Santos Laguna asistieron a la Misa de Acción de Gracias, esto con el objetivo de mostrar su gratitud por haber logrado el quinto campeonato.

Fue minutos después de las 15:00 horas, cuando jugadores y sus familias, amigos y directivos del equipo local empezaron a llegar a la Capilla de Todos los Santos

Entre los primeros guerreros que arribaron estaba el arquero Agustín Federico Marchesín, el capitán del equipo, Carlos Roberto Izquierdoz y Javier Orozco. Éste último el quizá fue de los que más tuvieron que agradecer, pues anotó los cinco goles que definieron la liguilla en el Juego de Ida en la Final.

Luego comenzaron a llegar otros jugadores, familiares y amigos, así como directivos del Club Santos Laguna, entre ellos, Alejandro Irarragorri, presidente del Consejo de Administración de Orlegi Deportes, Santos Laguna y Territorio Santos Modelo. Minutos después arribó Pedro Caixinha, director técnico del equipo que desde el domingo es pentacampeón.

Durante la ceremonia religiosa, además de los sermones habituales de cada eucaristía, los sacerdotes hicieron un reconocimiento al equipo que logró coronarse como el máximo ganador e incluso rememoraron lo que en ocasiones pasadas les externaron: "crean, sueñen y ganen". 

Así también manifestaron que el campeonato forma parte de un esfuerzo constante que Dios apoya cuando el mejor demuestra que lo quiere.

Previo a la recolección de ofrendas de los asistentes, Pedro Caixinha colocó la copa de la Liga Mx en el centro del templo y luego los jugadores colocaron a su alrededor ofrendas que simbolizaron su gratitud hacia Dios por los logros que tuvieron durante esta temporada.

Luego de rezar el padre nuestro y pasar al momento de dar la paz del Señor, acto en el que los asistentes suelen apretar las manos de las personas que tienen a un lado como un símbolo de armonía, cada uno de los jugadores, familiares y autoridades del equipo procedieron con decirse de manera individual: "gracias por ser santo".

Al final de la eucaristía, los asistentes se tomaron la foto conmemorativa y gritaron: ¡Yo sí creo en Santos! Y entre aplausos terminó la celebración religiosa.

Cabe destacar que entre los asistentes también estaban miembros de diversos medios de comunicación. La cifra de todos los feligreses y santistas que acudieron superó las 150 personas.