Un Corona que abucheó a Ronaldinho

Sin duda la estrella brasileña no brilló en el 5-0. La afición volvió a entregarse, agradecer, brincar, bailar y hasta llorar por la victoria que está a 90 minutos de dar el campeonato.

Torreón, Coahuila

Afuera del estadio antes del inicio del partido, el Corona era un hervidero, mucha gente aguardando para ingresar provechando el buen ambiente y los más de 30 grados.

Grandes filas eran señal de que cada tribuna, cada espacio sería llenado en su totalidad. Y así fue, pues faltando 5 minutos para el inicio del partido, el Corona lucía pletórico, un lleno hasta la bandera, dirían los de antaño.

Dentro del Estadio, el cantante Lagunero Batarse, acompañado de la Orquesta Sinfónica "Esperanza Azteca Coahuila", entonaron el Himno Nacional Mexicano en el centro de la cancha, a cinco minutos del inicio del partido.

La dice que Santos nunca se ha coronado en campo ajeno, tras este 5-0 parece más cercana la idea de traer ese título a Torreón el próximo domingo. De ser así el lunes o martes, desfilaría el equipo por las tres ciudades hermanas, Lerdo, Gómez Palacio y Torreón.

El ambiente era inigualable, ya con los dos equipos dentro del terreno de juego, la logística del club y la afición se pusieron de acuerdo para realizar un mosaico vede y banco, que pintó toda el área de oriente central y cabeceras del estadio.

Tiempo después se empezó a escuchar el "Oe oe oe, Santos, Santos", pañuelos blancos y verdes, cornetas, banderas, aplaudidores, todo aquello que hiciera ruido y llamara la atención, era suficiente para demostrar su apoyo de alguna manera.

No se veía esta eufória por el equipo desde el viejo Corona, ahora demolido, la afición en verdad conectada con el equipo  y a lo que vino, a apoyar.

Soplaba fuerte el aire, con gran fuerza. Apenas iniciado el partido, la primera falta y fue Santos el que la cometió.

Las miles de gargantas a un solo son, "Gooooool", apenas a los cuatro minutos Santos hacía vibrar el Corona con la anotación de Javier Orozco.

Después de eso todo era alegría, la gente festejaba cada jugada por insignificante que fuera.

El segundo gol del "Chuleta" cayó como balde de agua fría en el palco del equipo de Gallos, sus directivos y algunas esposas de jugadores, se mecían los cabellos.

Hat-Trick del "Chuleta", seguramente este golpe de autoridad del equipo lagunero no se lo esperaba Gallos.

Para el segundo tiempo, ingresó el astro brasileño Ronaldinho, a quien la afición santista recibió con abucheos.

El cuarto gol de Santos, parecía le ponía punto final a la eliminatoria, el Corona entero cantaba de pie, celebrara, ya se sentía campeón. Vino el quinto por parte de Diego González, la afición cantaba, saltaba, y ahora sí huele a campeón.

Santos Laguna está a 90 minutos para coronarse por quinta ocasión en su historia.

Tras el silbatazo final, se apagaron las luces, pero el Corona se iluminó con miles de teléfonos celulares.