Afición dividida en la tribuna

Muchos de los aficionados de Santos llegaron acompañados por alguno o varios familiares con la playera del América, se mezclaron y por momentos los grito de aliento hacia las Águilas se hacía escuchar.

El duelo de la cancha a la tribuna.
El duelo de la cancha a la tribuna. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Como es costumbre cada vez que el América visita el Estadio Corona, la tribuna se divide y la presión se siente también para el cuadro local.

Muchos de los aficionados de Santos llegaron acompañados por alguno o varios familiares con la playera del América, se mezclaron y por momentos los grito de aliento hacia las Águilas se hacía escuchar, hasta Marchesín por momentos se sintió como en cancha ajena al momento de hacer sus despejes.

Los aficionados abandonaron el estadio con tranquilidad, confiados en que su equipo tendrá para ganar el juego de Vuelta.

Eso picó el orgullo de los albiverdes, que avanzado el juego se hicieron notar con el grito de impulso al Santos, con la presión al equipo visitante y los abucheos a quienes ovacionaron en otros tiempos.

Darwin y Oribe recibieron los abucheos característicos, pues ahora defienden otra playera y jugaron con ganas de no hacer demasiado daño, quizá por temor al reproche de la afición santista, como si se estuvieran reservando para ir con todo en el Estadio Azteca, lejos de cualquier reclamo, con la que es ahora su gente.

El partido se trabó, Oribe desperdició una clara, Darwin también y Michael Arroyo mandó una al palo.

Santos por momentos muy tranquilo, cuando entraron Djaniny Tavares y Andrés Rentería, le pusieron un rostro diferente al conjunto local, que luchó, pero no se encontró con el gol.

Carlos Darwin salió lastimado, también Martín Bravo, hasta en eso salieron parejos estas dos escuadras, que tendrán que resolver el próximo mes en el Azteca.