Borran al Toluca

Andrés Rentería marcó el gol más rápido del Apertura 2014 a los 12 segundos. Javier Orozco le siguió a los 5 minutos y Carlos Darwin cerró la cuenta al 76'. Es su segundo triunfo consecutivo y llegan a 11 unidades.

Santos pasó por encima de Toluca.
Santos pasó por encima de Toluca. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Santos Laguna combinó la contundencia ofensiva con la solidez en la defensa para obtener su primer triunfo del torneo en el Estadio Corona, a costa de un Toluca que se fue goleado 3-0 y exhibido en todas sus líneas.

Apenas puso Toluca en movimiento el balón hacia su sector derecho y Francisco Gamboa fue despojado por Andrés Rentería, quien se enfiló con amplia zancada hacia el área rival y con pie derecho cruzó su remate, raso, suave al poste y luego a la red, como si fuera una mesa de billar, para el 1-0 cuando tan sólo habían transcurrido 12 segundos del encuentro.

"Regalamos el partido en el vestidor y eso es algo que no podemos hacer, hoy en día es muy complicado ir perdiendo a los 10 segundos”, José Cardozo.

Santos sorprendió a los choriceros en el arranque del partido, sobre todo a su defensa que nuevamente fue superada a los 5 minutos, tras una gran jugada individual de Mauro Cejas que le permitió avanzar algunos metros y luego filtrar el balón para Javier Orozco y ante la salida del arquero punteó de derecha por abajo para el 2-0.

Otro regalo de la defensa por poco le cuesta el tercero a Diablos, al perder el balón en la salida con Andrés Rentería, quien cerca de la línea de fondo mandó centro que rechazó la zaga.

Para los mexiquenses fue tanta la urgencia de reaccionar, pero sus argumentos no eran sui cientes para descontar. Al 18', un tiro libre cobrado por Lucas Lobos derivó en contragolpe de Rentería, pero cuando cedió al frente, donde tomaron en fuera de lugar al ‘Chuleta’.

Dos minutos después, Rentería robó cerca de la banda, dejó para Cejas, abrió a la izquierda para Orozco, quien remató desviado. Diablos respondió con un desborde por el lado izquierdo, pero ni Velázquez ni Brizuela lograron rematar con comodidad.

Rentería estuvo cerca de salir del partido por un golpe en el tobillo derecho, Escoboza estaba listo, pero el colombiano pidió continuar, quería su segundo gol, pero no estaba al cien por ciento.

El partido estaba muy dinámico, con un conjunto lagunero mostrando su mejor cara en lo que va del torneo, encontrando espacios, moviendo el balón y acarreos con elegancia de Carlos Darwin. A la hora de defender, los delanteros apoyaban bastante para recuperar en medio campo.

Por momentos el equipo visitante se hacía del balón, merodeaba el área santista en busca de una pared por el centro.

José Cardozo, técnico de Diablos, decidió arriesgar a los 40 minutos al sacar al defensa Francisco Gamboa para mandar al ataque a Edgar Benítez, necesitaba un gol antes de irse al descanso Lucas Lobos metió un pase medido a Pablo Velázquez, quien remató con la cabeza encima del arco.

Los visitantes estuvieron cerca del gol, aunque la acción debió ser anulada por fuera de lugar.

Del otro lado, Darwin dentro del área grande fue despojado por Paulo Da Silva antes de que se acomodara para disparar. Para la segunda mitad ya no salió Rentería, Escoboza tomó su lugar y tan sólo minuto y medio en la cancha sacó remate que con problemas atajó Talavera.

Toluca tocó la puerta con peligro al 48, con una jugada que terminó con remate de Lucas Lobos que apenas salió desviado del arco de Oswaldo Sánchez.

Al 52’, Lobos sacó un tiro centro que alcanzó a desviar con la punta de los dedos Oswaldo, el balón pegó en el poste y salió por la línea de fondo, pero la intensidad de Diablos creció y Santos dejó de dominar en el medio campo, espero al contragolpe.

Santos tuvo el contragolpe con Carlos Darwin al 66’, eludió rivales y en la definición no fue fino, dejando escapar el tercero.

El partido entró en un lapso de baja intensidad, pero en un latigazo, Santos logró el 3-0 al 76’ gol de Quintero en una jugada que inició por sector izquierdo con Escoboza.

Prefirió retrasar para el recién ingresado Sergio Ceballos, cambió de juego a la derecha, donde entró solo Carlos Darwin, se acomodó y sacó remate con pierna derecha, con tal potencia que Talavera ni siquiera vio por dónde entró la pelota.