Argentinos alistan maletas

De Diego González se tiene listo todo, mientras que el portero Agustín Marchesín le está poniendo emoción a la transferencia. "Lanús es mi casa. No es fácil dejar el club que a uno lo vio nacer", dice.

Diego González ya se prepara para viajar a Torreón
Diego González ya se prepara para viajar a Torreón (La Afición.)

Torreón, Coahuila

Mientras Santos Laguna realiza pretemporada, los refuerzos argentinos se alistan para emprender el viaje desde Sudamérica, en busca de una nueva experiencia en sus carreras como futbolistas profesionales.

El volante Diego González, quien ya tiene acordada su parte contractual, se espera llegue estos días a México para hacerse la revisión y cerrar el pase.

"Si fuera por mí, soy sincero, pararía la operación pero sé que para Lanús es una plata importantísima", dijo Agustín Marchesín.

Según informan medios argentinos, 'el Pulpito' iba a ser titular el domingo en el empate 0-0 frente a Newell’s pero finalmente no fue a Rosario para evitar cualquier percance que pudiera complicar su transferencia.

Por otro lado, el que le ha metido duda, pero posiblemente sólo para quedar bien con la afición de Lanús es el guardameta Agustín Marchesín, cuyas negociaciones se habrían estancado por algunas diferencias económicas en el contrato del hombre surgido de las Inferiores de Huracán de Tres Arroyos.

Según el diario Olé, la realidad es que jugar en el fútbol mexicano lo tienta demasiado y no está decidido en irse, ya que se encuentra muy cómodo en el Sur y es una vidriera más importante para que lo convoque Martino a la Selección, como sucedió en la gira de Beijing y Hong Kong.

Pero el club no quiere dejar escapar esta oportunidad de sanar sus finanzas, pues son alrededor de 8 millones de dólares por los dos, mientras que Santos ya le dio las gracias a su arquero titular y capitán Oswaldo Sánchez.

Así que se espera que se resuelva esta misma semana si Marche acepta la oferta o no, quien ha declarado sentir dudas. “No es fácil dejar el club que a uno lo vio nacer”, así lo entiende Agustín, quien incluso aseguró que si fuera por él, daría marcha atrás.

"Hay que ser agradecido y saber que gracias al club tengo todo lo que tengo. Sería injusto de mi parte negarle una transferencia tan importante. Por eso lo dudo tanto. Si fuera por mí, soy sincero, pararía la operación pero sé que para Lanús es una plata importantísima. Es complicado estar en mi lugar en este momento. No la estoy pasando bien", expresó.

Según el guardameta, el dinero queda en segundo término y antepone el amor de los seguidores del Granate.

"Lanús es mi casa. Hay mucha gente que está confundida. El cariño de la gente vale mucho más que lo que pueda llegar a ganar en otro lado. Me dicen que estoy loco. Voy a hacer lo que me haga feliz. Priorizo mi bienestar. Lo más importante es sentirse bien. Con lo económico no se logra nada", dijo, aunque personas cercanas al arquero afirman que está listo para llegar a La Laguna.