ENTREVISTA | POR CARLOS HERNÁNDEZ CASTREJÓN

Rodrigo 'El Pony' Ruiz Ex futbolista

Tras 23 años como futbolista profesional, ‘El Pony’ tuvo una estatua en su honor, en el TSM. La Laguna fue su casa por ocho años, que para él han sido los mejores.

Rodrigo Ruiz, el Santo Inmortal

 ‘El Pony’ tuvo una estatua en su honor, en el TSM.
‘El Pony’ tuvo una estatua en su honor, en el TSM. (Especial)

Torreón, Coahuila

Inició su camino en el futbol en 1992, en el conjunto de Unión Española en su país natal, teniendo un breve paso por el Regional Atacama.

En 1994 emigró a México para el Puebla, equipo con el que disputó 65 encuentros, registrando 10 goles y 9 asistencias.

Para el Torneo Invierno 1996, Rodrigo 'El Pony' Ruiz pasó a formar parte de Toros Neza, donde jugó los siguientes 7 campeonatos.

En el Verano 2000 llegó a la Comarca Lagunera para convertirse en ídolo de la afición santista y, durante 14 torneos, acumuló una estadística muy importante al jugar 269 partidos, 259 como titular, más de 23 mil minutos, 59 anotaciones y 78 pases para gol.

Logró un subcampeonato en el Verano 2000, así como un título en el 2001, además de consolidarse como líder de la tabla de asistencias durante seis certámenes, conformando una dupla inolvidable en ataque junto al sinaloense Jared Borgetti.

El 80% de mi vida es el futbol, estaría mal si no estuviera apegado a él

Tras ser nombrado 'Guerrero de Honor', su figura quedó inmortalizada en la Plaza del Aficionado, junto a la de Borgetti, que por sus logros recibieron este reconocimiento de parte del Club Santos, para la admiración de todo aficionado.

En entrevista, 'El Pony' expresó su sentir por esta distinción y lo que significa para él y su familia:

¿Cómo te has sentido tras esta distinción que te ha hecho Santos Laguna?
Es algo muy poco usual, es por eso que en esas situaciones uno se siente feliz, por el reconocimiento que me hace la directiva. Es uno más de los que me ha hecho la institución, a la cual le estoy profundamente agradecido porque son detalles que no se olvidan, por lo que significa para mí y mi familia.

¿Cuántas anécdotas acumulaste en su estancia en La Laguna?
Han sido muchas, fueron ocho años de vestir la camiseta de Santos y, en todo ese tiempo, tuve la fortuna de vivir de todo, situaciones buenas, otras negativas, pero han sido en su mayoría cosas que guardo en mi corazón, en mi mente, pero lo importante ha sido que de cada situación he podido aprender algo importante que me ha ayudado en mi vida en mi carrera, cosas que me ligaron a esta tierra y me siento orgulloso.

Y qué mejor que estar al lado de Jared
Afortunadamente se da que estemos inmortalizados acá juntos, para mí sigue siendo el máximo referente de Santos, lo seguirá siendo. Yo estoy orgulloso y agradecido con todo esto que me han dado.

Es difícil expresar el sentimiento que deja un acontecimiento como el que tuvimos la fortuna de vivir mi familia y yo, aquella tarde nublada, con frío, pero con mucha emoción.

¿Qué opinas de Jared?
Es una gran persona, alguien a quien admiro por su profesionalismo, su entrega y capacidad. Hicimos una buena amistad a raíz de estar juntos en Santos, siempre estuvimos conectados, sabíamos lo que intentaría el otro.

Así era la forma de complementarse en la cancha, donde tuvimos buenos partidos, en otros no nos fue tan bien, pero siempre hubo esa conexión que nos hizo sentirlo y ayudar al equipo a lograr triunfos, entre ellos ese campeonato.

¿Imaginaste tener algún día una distinción como esa?
No, muchas cosas de mi carrera nunca me las imaginé, comenzando con que nunca pensé salir de mi país, ni pasar tanto tiempo fuera. Son cosas que nunca me las propuse y eso es lo interesante, porque uno se encuentra en el camino con cosas que me tienen muy dichoso.

¿Cómo te hace sentir todo esto?
Estoy muy agradecido junto con mi familia por lo que han hecho, por hacerme parte de esta historia entre tantos jugadores que han vestido la camiseta. Me siento tranquilo, porque de alguna manera mi trabajo fue bueno el tiempo que estuve acá.

¿Qué estás planeando a futuro?
Estudio para director técnico en Guadalajara, donde actualmente radico, espero en poco tiempo terminarlo y en dos años estar trabajando al frente de un equipo y seguir ligado a este deporte que es mi vida, es lo que sé hacer.

¿Has pensado dedicarte a otra cosa?
Por mi familia, hay algo que nos une al fútbol, está en la sangre y, si contamos desde la edad que te comenté, el 80 por ciento de mi vida es el futbol, estaría mal si no estuviera apegado a él.

¿Cómo fue tu etapa como santista?
Es la mejor en mi carrera como futbolista. A pesar de que estuve en varios equipos, debo decir sin temor a equivocarme, que en Santos viví mis mejores momentos como jugador, tuve la fortuna de ser campeón y disfruté de varios torneos en los que hicimos muy bien las cosas.

A pesar de que no fuimos campeones, creo que se logró escribir algo importante en la historia de este club.

¿Qué tan feliz te hace todo esto?
Es suficiente motivo para estar contento, aunque el simple hecho de haber pertenecido a esa gran institución y vivir todo lo que viví, vaya me siento bien pagado con eso.

Pero se agregó lo de Guerreros de Honor y lo de la estatua, y pues (estoy) muy agradecido con toda la gente que me otorgó tal distinción.

No creo haber hecho tanto para merecer eso, pero eso uno no lo puede determinar y lo agradezco de todos modos, igual no está en discusión si lo merezco o no, pero la verdad no creo haber estado a la altura, por ejemplo de lo que hizo Jared, que para mí es el máximo referente de Santos por sus logros colectivos e individuales.

Es una gran escultura, me sorprendí al verla y estoy muy agradecido, es una estampa característica mía, tirando un centro en una jugada, por supuesto es lo que tiene que quedar, entregándome por completo con la camiseta de Santos como traté de hacerlo siempre.

¿Cómo tomó ese momento tu familia?
Mi esposa e hijos siempre han estado a mi lado, con ellos he compartido esta dicha de ser inmortalizado en el Territorio Santos Modelo.

Ellos se sienten quizá más contentos que yo, lo veo en sus rostros y cuando hablamos de ello, me hacen sentir alguien muy importante. Eso es lo que valoro tanto y me llena de alegría que esté disfrutando de todo esto.

¿Te gustaría estar ligado a Santos más delante?
Lo he comentado en otras ocasiones, que me gustaría algún día ser el director técnico de Santos, es algo que lo he pensado y ojala se pueda dar.

Por ahora, me estoy preparando para eso, quiero hacer las cosas lo mejor posible, espero que en mi futuro esté poder dirigir al equipo al cual admiro y tengo bastante cariño.

¿Cuál fue tu mejor momento en Santos?
Uno siempre recuerda con agrado cuando se es campeón, sin duda es algo especial, aunque también se presentaron otros momentos que nos hicieron soñar, como la Copa Libertadores, donde creo que pudimos llegar más lejos, pero ocurrió lo que todos sabemos.

¿Qué le dices a la afición santista?
Gracias por su apoyo y porque han estado al pendiente de mi carrera, como siempre voy a tratar de estar cerca, Santos ha sido mi casa y donde he vivido mis mejores experiencias como futbolista.

Siempre traté de entregarme por completo con la camiseta de Santos

Así que estoy muy orgulloso de que me hayan tomado en cuenta, que me sigan reconociendo por lo que tuve la fortuna de disfrutar al lado de grandes jugadores, en una tierra donde me han recibido muy bien, donde hice grandes amigos, y siempre han tenido un lugar para mí, mi esposa e hijos.

El gran momento
Aquella tarde del 8 de noviembre, se develó la estatua de uno de los íconos más grandes que ha tenido el Club en su historia, y quedará registrada en la memoria de los laguneros.

Rodrigo Ruiz de Barbieri se convirtió en el segundo Santo Inmortal, en un acto emotivo que sucedió a las 17:30 horas, donde estuvieron presentes sus familiares, la Directiva del Club Santos Laguna y 30 abonados, que por su lealtad fueron acreedores a una invitación para el evento.

Previo a la develación de la estatua, Alejandro Irarragorri, presidente del Club Santos Laguna comentó: "Sin duda, 'El Pony' ha tenido un sobresaliente paso por el futbol mexicano.

Lo que más nos quedará grabado es su profesionalismo, carisma y sencillez que lo han llevado a ser la gran figura que hoy todos reconocen".

Notablemente contento, el ídolo santista resaltó el detalle de la Directiva, pues ha sido algo muy especial que siempre habrá de llevar en su corazón.

Más tarde, la afición que acudió ese día al partido entre Santos Laguna y Tiburones de Veracruz, tuvo la oportunidad de reconocer al jugador previo al duelo.

'El Pony' dijo unas palabras de agradecimiento, no sólo al Club, sino a toda la afición, por ese gran cariño que le siguen demostrando, aún cuando hace tiempo que dejó de vestir el uniforme albiverde.

La gente aplaudió durante algunos minutos, lo que causó mayor emoción aún en el chileno naturalizado, cuya mirada reflejó ese sentimiento que quizá nunca antes había sentido.

Sin duda alguna, Ruiz de Barbieri será siempre uno de los principales emblemas de la institución lagunera, tanto por su capacidad futbolística, como por su calidad humana con la que cautivó a la afición del equipo albiverde.

Sólo dos jugadores tienen la dicha de ser Santos Inmortales, dos ex jugadores que pusieron su alma en la cancha para trascender y hacer trascender a un equipo al que dieron mucho y que mucho les dio también.

Obra de Jesús Siller

La estatua fue elaborada por el artista nacido en Torreón, Jesús Siller, bajo la técnica de bronce patinado, con medidas de 1.70 x 1.70 X .60, tras un proceso de modelado en plastilina, moldeado en caucho de silicón con contra molde de fibra de vidrio, vaciado en cera y fundido en bronce.

'El Pony' decidió colgar los tachones el pasado 17 de junio del 2013, el último encuentro oficial que jugó fue el viernes 19 de abril del 2013, portando la playera de Estudiantes Tecos en la Jornada 15 del Clausura 2013, en el Estadio 3 de Marzo ante el cuadro de Celaya.