Canedo, un Guerrero de derrotas y triunfos

El vicepresidente del club que recientemente cumplió 25 años de servir a la institución, fue el invitado del programa "Somos Santos" en donde habló de momentos memorables como los 5 campeonatos.

Alberto Canedo, vicepresidente de Santos Laguna.
Alberto Canedo, vicepresidente de Santos Laguna. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Un invitado muy especial tuvo la edición de este lunes en el programa "Somos Santos", el vicepresidente del equipo Alberto Canedo, quien recientemente cumplió 25 años de servir a esta institución, donde ha pasado desde los momentos más amargos como el drama del descenso, hasta las mieles de los cinco campeonatos.

Durante el pasado partido, la directiva reconoció a Canedo por sus años de servicio, un Guerrero de corazón que ha dado gran parte de su vida a la operatividad de la institución.

Las primeras palabras del invitado de lujo fueron las siguientes: "Una gran alegría poder estar todavía aquí, hace 25 años tuve la oportunidad de ser invitado de venir a trabajar a Santos Laguna, en su momento era de la cervecería y con esto tomaba control del equipo. Afortunadamente en aquel entonces tenía una prueba de tres meses, el equipo era el último de la porcentual y de la general, el riesgo de descenso era muy alto, después de esos tres meses, seguimos aquí", comentó.

Un personaje que estuvo desde que no se tenía la infraestructura con la que hoy se cuenta, que ha vivido de todo al lado del equipo como él mismo lo contó.

Una historia de contratación difícil, recordó, fue la del ecuatoriano Christian Benítez (QEPD), un delantero que marcó historia.

"Realmente como todas las instituciones crecimos y evolucionamos, de inicio nos ubicamos en una oficina, solo cuatro personas éramos, era el trabajo de oficina. Era muy pequeño, por supuesto teníamos el apoyo de la cervecería, pero sí era algo muy raquítico, pero trabajamos muy a gusto, de corazón y hoy pues bueno, y todos sabemos lo importante que es el equipo en todos los aspectos".

Canedo, un directivo que vivió momentos amargos y los más dulces a la fecha, como los campeonatos.

"Hoy la historia ha sido muy gloriosa para este equipo, ha pasado de todo, ha evolucionado y para uno que lo vivió desde 1991 y como aficionado desde antes, estos 25 años han sido gloriosos, a su vez con momentos difíciles, pero ha demostrado esta institución que ha llegado para ser grande y hoy lo que vivimos con estas instalaciones, es la muestra clara de lo que esta institución es hoy", comentó.

Los mejores momentos sin duda, los cinco campeonatos. Los peores, allá por 2004, la venta del equipo.

"Yo platicaba que indudablemente los campeonatos en alegrías y satisfacción, son momentos que quedarán en la memoria como algo difícil de describir, los recuerdo perfectamente bien, cómo se dieron, qué esfuerzos conllevó, lo que se hizo para quedarse con los títulos, pero la manera en la que se forjó Santos con momentos difíciles, y también queda eso en la memoria"

El directivo que ha disfrutado cada campeonato, cada uno con un sabor diferente, pero sin duda un recuerdo que le pone la piel chinita es el surgimiento de la Santosmanía en la temporada 93-94.

Manifestó que salieron avante de esos momentos difíciles con ayuda de la afición, de toda una región, dijo el más difícil fue el 2004 cuando la venta del equipo, pues quedó muy complicada la situación legal y deportiva.

"Es un suceso que es un parteaguas, porque al final sirvió, tocamos fondo, la comarca quería a su equipo, lo demostraron y había que buscar la manera de volver a tener equipo competitivo, en ese sentido recuerdo muy bien ese dicho de Un Guerrero Nunca Muere y se realizaron esfuerzos en todos los niveles para llevar al equipo para lo que es hoy", recordó.

Una etapa nueva y exitosa desde la llegada de Irarragorri. "Grupo Modelo y Alejandro Irarragorri retoman el proyecto, hay un fallo favorable a Modelo y recupera al equipo y eso genera las condiciones para que Irarragorri se incorpore a Santos, él fue una pieza clave para convencer al Grupo de Administración de Modelo, invertir de nuevo en jugadores, en darle la vuelta a esto, una nueva plataforma al equipo, en ese sentido la idea de Alejandro fue una catapulta para llevar al equipo a otro nivel", reconoció.

2007-2008, como olvidar ese par de años. "Fue la creación de un equipo de trabajo, se creó una mística de salir adelante, este equipo era guerrero y tenía con qué salir adelante, se da la salvación del equipo y hay propuesta para autorizar la construcción del TSM. La vuelta y el crecimiento del equipo es muy rápido".

El directivo que ha disfrutado cada campeonato, cada uno con un sabor diferente, pero sin duda un recuerdo que le pone la piel chinita es el surgimiento de la Santosmanía en la temporada 93-94.

"En los campeonatos indudablemente, todos tienen su sabor, su esencia, su momento en la historia, hubo otro momento que casi fuimos campeones en la 93-94, donde Santos inicia otra historia, de otro nivel. El equipo era sumamente ofensivo y por primera vez se llegaba a una final, era algo increíble para los aficionados, lo que provocó socialmente, la llamada Santosmanía, fue un explosión de júbilo en las calles".

Un tema que se tenía que tocar, tras la salida de cervecería de la parte administrativa, vino Orlegi Deportes al quite y el reto de la sustentabilidad.

"Aquí es una división de ingresos, el equipo tiene diferentes fuentes de ingresos y depende del país donde estés, es esta división, pero básicamente la taquilla es muy importante, los patrocinios, la otra son todos los derechos, como la tv, de radio, la estática dentro del estadio, derechos de jugadores, muchas cosas".

Comentó que esto es un círculo virtuoso, para tener una buena taquilla, dijo se tiene que tener buenos resultados, buena plantilla, "eso llama la atención de los patrocinadores, por eso es tan importante la afición, sin eso no podríamos estar aquí, aquí es donde tenemos el privilegio de tener un equipo de futbol y la responsabilidad de mantenerlo", declaró.

Una historia de contratación difícil, recordó, fue la del ecuatoriano Christian Benítez (QEPD), un delantero que marcó historia.

"Benítez, fue la época de Daniel Guzmán, habíamos llevado a la pretemporada a Matías y a otro jugador argentino que había metido muchos goles, pero al final dijo Daniel que no, y surgió la oportunidad de Benítez, pero en eso nos fuimos Ecuador, estaba disponible. Fuimos a Quito, llegamos y Alberto de la Torre en ese entonces directivo de Veracruz andaba negociando, nos fuimos por otra vía, platicamos con el jugador, nos tardamos tres días y al final lo que nos dijo su representante que lo convencimos porque fuimos hasta allá", dijo.

Reconoció que Jared Borgetti es uno de los jugadores más emblemáticos que han pasado por Santos.

El siguiente programa se realizará el siguiente lunes, esperando que se esté hablando de una victoria en la capital del país.