"Somos Santos" celebra 33 años de los Guerreros

El programa desde el Auditorio Orlegi en el TSM, contó con la presencia de Benjamín Galindo, Guillermo Hernández y del “Nono” Ávalos, anotador del primer gol en la historia de Santos.

El programa "Somos Santos" celebró el 33 aniversario de los Guerreros.
El programa "Somos Santos" celebró el 33 aniversario de los Guerreros. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Este fue un programa muy especial en "Somos Santos", se contó con un verdadero histórico del club, el "Maestro" Benjamín Galindo, campeón como jugador y técnico, así como Guillermo Hernández, preparador físico del club en distintas etapas, además de Leobardo "Nono" Ávalos, anotador del primero gol de Santos en la historia, esto en el marco de los festejos del 33 aniversario del club.

Los tres invitados de honor, recordaron su paso por el equipo, los campeonatos y los partidos que los hicieron vibrar. El programa fue conducido por Adrián Martínez y Raymundo Carrillo.

El primero en tomar la palabra fue Leobardo Álvalos, quien recordó cómo anotó ese primer gol en la historia de Santos Laguna.

"Fue extraordinario y al final se te dan las cosas y el campeonato. Recuerdo la semifinal ante Tigres, fue algo muy bonito, con un estadio lleno y la gente apoyando, fue un partido redondo del equipo".

"Era el primer partido, a cada jugador nos dieron boletos para darlos a la familia, en ese estadio estábamos entre familia, la jugada del gol, fue hecha por Carlos González, desde la meta, él me la paso y yo la metí, eso al minuto 27, así de sencillo", comentó

Santos ha cambiado mucho desde hace 33 años. "Cada vez que paso por aquí o entro al estadio, aún no nos damos cuenta, venir aquí y ver tantas familias trabajando, tantas que me preguntas sí vamos a ganar, por supuesto que lo vamos a hacer", recordó.

Una de las figuras más apreciadas por la afición, sin duda dejó huella como jugador y estratega, el "Maestro" Galindo, quien recordó su llegada a Torreón.

"Grandes recuerdos, desde mi llegada, desde que pisé Torreón, en el aeropuerto, venía con una gran ilusión con ganas de lograr cosas grandes".

"Realmente cuando me contratan no lo pienso dos veces, fue el 94, un equipo que tenía grandes jugadores y bien comandados, con Tena y su cuerpo técnico, estaba Adomaitis, Caballero, Borgetti, Nicolás Ramírez, De Anda, Lupe Rubio, el Guamerú García, Montesinos, Amezcua, Jorge Rodríguez, fue un extraordinario torneo desde la pretemporada".

"Hacíamos vibrar a la gente en ese estadio, donde siempre contábamos con un gran apoyo y nos quedaba brindarnos con todo en la cancha"

Platicó quién y cómo fue que le pusieron el apodo de "Maestro". "Ese me lo puso el señor Almaza, el que da las alineaciones en el Jalisco, a principio no te adaptas, es consecuencia de lo que hace uno dentro y fuera de la cancha y gracias a él, todo mundo me recuerda como "El Maestro".

Con mucho gusto, el "Maestro" recordó el primer campeonato de Santos Laguna. "En el futbol siempre hay presión, lo más bonito es vencerla, recuerdo en el partido de ida que nos ganan 1-0, yo hice el autogol, fue un jueves en la noche, dormí poco, pensando qué va a pasar, pero se me pasó. era otra historia, tratar de hacer campeón a tu equipo y en Torreón se dio un gran partido, hay que distinguir y decir que la afición jugó un papel importante", recordó.

Fue complicado vencer a Necaxa en el 96, pero cada uno se esforzó al máximo "Nosotros sabíamos que enfrentábamos a un gran equipo, pero agarramos fuerza y cada quien dio su mejor partido".

Galindo, recordó que los jugadores que ganaron ese campeonato, eran de gran calidad futbolística y humana.

"Con todos, Nicolás estaba en gran momento, no se diga Apud, Adomaitis, Borgetti, Caballero, teníamos un plantel muy completo, con cualquiera que jugabas te daba gusto, nos conocíamos".

Pasando a la conquista de la segunda estrella, aquella que se consiguió en 2001 con Fernando Quirarte en el banquillo, Guillermo Hernández, quien en ese entonces era el preparador físico, recordó con cariño esa etapa.

"Grandes jugadores, se tenía un plantel extraordinario, se conjunto un gran equipo, Trujilo, Adrián Martínez, Johan Rodríguez, su mística con la afición empezó a crecer partido a partido, hasta que nos convencimos que podríamos hacer algo grande".

Agregó que ese equipo de 2001, era una gran familia y a la fecha, son grandes amigos.

"Ese equipo era una gran familia, Torreón es algo muy agradable, recuerdo que llegue aquí, es ideal para vivir, la gente es muy amable, los mismos jugadores entre ellos había una gran convivencia, una gran familia que al final hay amistades aún", mencionó.

Galindo recordó ahora, su etapa como técnico donde logró coronarse tras dos fallidas finales. "El primer partido que jugamos fue en San Luis lo ganamos 1-0 muy apenas".

"Ganamos cinco seguidos y te dio la oportunidad para clasificar, siendo que este equipo no había hecho mucho y ahí nos embalamos y llegamos a la final que nos gana Tigres".

"Era el primer partido, en ese estadio estábamos entre familia, la jugada del gol fue hecha por Carlos González, desde la meta él me la paso y yo la metí, eso al minuto 27, así de sencillo".

"Fue una bonita experiencia, 1 año 3 meses que estuve dirigiendo, fueron tres finales muy buenas, lo mejor que me sucedió como técnico y se redondeó con el campeonato que le ganamos a Monterrey".

Recodó que fue más la calidad y experiencia de los jugadores con los que se contaba en ese momento.

"Tenía un plantel con mucha experiencia, sabía de Liguillas, ya dentro de la cancha se te facilitan las cosas, ya es solo redondear y llevar un buen vestido".

"Fue extraordinario y al final se te dan las cosas y el campeonato. Recuerdo la semifinal ante Tigres, fue algo muy bonito, con un estadio lleno y la gente apoyando, fue un partido redondo del equipo".

Ventiló lo que le dijeron los directivos y lo que sintió en esa liguilla que jugó en 2012, desde la semifinal que se deja fuera a Tigres con dos goles de Oribe Peralta a tres minutos del final.

"A mí me comentó Alejandro después del partido, yo los últimos 4 minutos no veía por dónde, luego Darwin y Oribe sacan esas jugadas, yo estaba rezando, se dan por la categoría de futbolistas que le dan la vuelta a un marcador".

"Ese segundo gol, se te enchina la piel, ese momento creo que lo disfrute más que ni la final", concluyó.