En caída libre

Lo que sucede en Santos Laguna es desconcertante, no sólo por acumular otra derrota en casa, porque eso ya no es novedad, pero su accionar es lo que le ha acarreado serias críticas y la paciencia de su afición se agota.


Xolos festeja tras vencer 2-1 a Santos
Xolos festeja tras vencer 2-1 a Santos (Mexsport)

Torreón, Coahuila

Lo que sucede en Santos Laguna es desconcertante, no sólo por acumular otra derrota en casa, porque eso ya no es novedad, pero su accionar es lo que le ha acarreado serias críticas y la paciencia de su afición se agota.

Esta vez Xolos de Tijuana fue el que salió ganando en el 'Templo del Desierto', donde se paró sin hacer un gran partido, pero lo poco que hizo le alcanzó para superar 1-2 a un cuadro lagunero que sigue abrazado al infierno.

No se sabe si hay un vestidor partido o la falta de conjunción, pero lo cierto es que Santos está en debacle y de continuar así el tema del descenso será más recurrente.

EL PARTIDO

Santos se mantiene en el lugar 17 gracias a Chiapas, tiene 8 puntos, mientras que Tijuana ahora es líder con 24.


El Chepo de la Torre hizo ajustes en su alineación tras la goleada recibida en Monterrey, Ulises Rivas acompañó a Molina en la contención y en la defensa central por izquierda apareció Juan Caicedo, quien hizo su debut para acompañar al capitán Carlos Izquierdoz.

Errático el equipo de Santos y sin mucha idea ofensiva el cuadro de Xolos, el partido se peleó más tiempo en el medio campo, muy pasivos, sin arriesgar y sin lucimiento.

Y Xolos, que no había hecho gran mérito, al minuto 30 cobró falta cerca a la banda izquierda, el balón viajó buen tramo hacia el área, donde Guido Rodríguez apareció entre dos santistas y con la cabeza remató pegado al palo derecho de Marchesín, para colocar arriba a los fronterizos 0-1.

Santos se mantuvo ausente hasta que al 38' Rabello hizo la primera clara de gol al conducir la pelota y al ingresar al área sacó remate que estrelló en el poste derecho de Federico Vilar.

Esa acción de alguna manera hizo reaccionar al cuadro lagunero, porque empujó y al 42' trabajó una jugada en la que Freddy Hinestroza encaró a dos rivales por sector izquierdo, desbordó hacia línea de fondo para mandar centro raso que el capitán santista Carlos Izquierdoz remató con pierna derecha al fondo de la red para el 1-1.

Regresaron del descanso y Xolos casi logra el segundo al 47, en cobro de una falta que Caraglio remató en corto, pero Marchesín hizo una gran atajada.

Dayro Moreno le dio la vuelta a Caicedo y puso cerca la pelota del ángulo superior izquierdo de la meta santista.

El partido se encontraba equilibrado hasta que Gabriel Hauche desde sector derecho mandó un servicio largo a segundo poste, donde Caraglio con la cabeza le puso un servicio como con la mano a Avilés Hurtado, quien encaminado llegó para meter frentazo y poner el 1-2 al 62'.

Otra vez Santos a remar contra la corriente, cerca estuvo del empate con el disparo que Mauricio Cuero puso en el poste izquierdo.

La desesperación comenzó a sentirse en el conjunto de casa, que no tenía tranquilidad en sus jugadas, muy complicado para el técnico José Manuel de la Torre, que hizo sus respectivas modificaciones, Bravo y Djaniny entraron a la cancha a tratar de hacer algo diferente, con la prisa y el tiempo encima.

Ya no había sociedad, Cuero pudo disparar franco al arco, pero optó por mandar centro que no tuvo destinatario, porque el equipo de Tijuana ya estaba reprimido en su área, Miguel Herrera reforzó su parte baja.

No se sabe si hay un vestidor partido o la falta de conjunción, pero lo cierto es que Santos está en debacle.

Santos movió la pelota de un lado a otro frente al área de Xolos, pero no encontraba la manera de hacer la jugada que le diera el empate, mientras su afición, desesperada aguardó con poca fe alguna reacción.

Pero Santos tuvo esa oportunidad cuando Cuero le mandó un pase largo que la zaga tijuanense no logró cortar, la pelota le quedó a Martín Bravo y ante la salida del arquero tocó por encima, pero lo hizo muy por arriba y así dejó escapar el empate al minuto 87.

Esa jugada quedó tan marcada en el ánimo del equipo, que en sus últimos instantes no tuvo la fuerza para generar al menos una acción que levantara al público de su asiento, salvo ese balón largo para Jonathan Rodríguez que no logró rematar estando solo ante Vilar.







DCR