Guerreros llevan alegría a niños de guardería especial

No fue una sorpresa, pero los menores estuvieron esperando con mucha ilusión la llegada de Julio González, José Javier Abella, Diego de Buen y Ulises Dávila.


Julio González, Javier Abella, Diego de Buen y Ulises Dávila, visitaron la guardería para niños especiales Yireh en Torreón.
Julio González, Javier Abella, Diego de Buen y Ulises Dávila, visitaron la guardería para niños especiales Yireh en Torreón. (Santos Laguna)

Torreón, Coahuila

La guardería para niños especiales Yireh tuvo la visita de cuatro integrantes del equipo Santos Laguna, quienes acudieron a brindar apoyo y convivir con los menores que son atendidos en ese lugar, lo que dejó como resultado una experiencia única que las ha cambiado la vida.

No fue una sorpresa, pero los menores estuvieron esperando con mucha ilusión la llegada de Julio González, Javier Abella, Diego de Buen y Ulises Dávila. Cuando los tuvieron frente a frente esa emoción se desbordó, fue un encuentro conmovedor que dejó a los futbolistas con una grata impresión.

"A veces nosotros no sabemos del impacto que podemos generar en las personas, con un simple saludo, con una foto, un abrazo".

Paty Díaz es quien inició hace 11 años esta guardería, donde recibe a niños con parálisis cerebral, autismo, visión débil, Síndrome de Down, retraso psicomotor, entre otros.

Tomó la iniciativa por su hijo 'Ponchito', quien acaba de cumplir 18 años. Él nació con el corazón del lado derecho, le daban un año de vida, "para nosotros es un milagro que esté aquí, por él está todo esto, iniciamos este proyecto por amor a los niños, tratamos de darles la mejor atención posible", comentó Paty.

"Después de que mi hijo nació, me llamó la atención de poner un lugar para dar atención a niños con problemas, por lo que tuve que pasar, me puse en el lugar de otras madres con hijos con capacidades diferentes".

"Así que mi idea fue cuidarles a sus hijos mientras ellas salen a trabajar, que los pequeños tengan un lugar donde se les atienda, donde se les alimente y se les trata bien, somos como una familia", expuso.

Señaló que este lugar es de bajo recurso, pues es poco lo que pagan los papás y la ayuda que se tiene proviene del DIF, que aporta leche y pañales mensualmente.

"La familia crece, cada vez llegan más niños con más necesidad, me desespero a veces porque no contamos un terapista de planta para no tener que sacar a los pequeños a las clínicas, pero desafortunadamente no puedo pagar un sueldo, porque lo poco que me gano vendiendo desayunos lo empleo para el alimento de los pequeños".

Señaló que entre el mobiliario que requieren están asientos reposet, colchonetas, balones, una techumbre para sacarlos a jugar un rato, alfombras porque los niños se arrastran.

"Son muchas cosas, pero lo más importante es encontrar corazones dispuestos a brindarles ayuda, porque al conocer personalmente a los niños sabemos que se van a enamorar de ellos", dijo.

Paty compartió a los jugadores que cuando nació su hijo, comenzó a estudiar, se preparó para atender a los menores con esos problemas y desde que puso la guardería han pasado muchos niños.

Actualmente son atendidos 20 pequeños, como el pequeño, Beto, quien tenía 5 años cuando llegó, padece de diabetes, enfermedad que le afectó la vista.

Hay unas gemelas de Coyote, Coahuila, tienen 6 años, son Juanita y Cristal, que está cuadripléjica.

Juanita era una niña como todas, pero desafortunadamente en una convulsión fue llevada al IMSS, le sacaron tres veces líquido de la columna y eso le provocó parálisis cerebral.

Cada niño es una historia, Cristina tiene 18 años, su mamá la lleva cuando trabaja limpiando casas, Anita es una niña con hidrocefalia, no puede apoyar sus piernas. Perla desde hace 6 años es atendida también ahí.

Javier Abella, defensa lateral de Santos, comentó que visitar este lugar le hace ver los pequeños detalles que se pueden crear.

"El hecho de visitarlos, pasar un rato con ellos, creo que parece algo muy simple, pero a estos niños los llena totalmente, vemos a personas con un gran corazón y eso nos ayuda a nosotros también, porque nos damos cuenta que en cada rincón de La Laguna hay un guerrero apoyándonos".

Las personas interesadas en brindar ayuda a esta guardería, pueden acudir a calle Sierra Morena número 534 del fraccionamiento Rincón de las Noas, con teléfono 2684167.

"Nos tocan el corazón, es una emoción especial conocer sus historias, nos conmueven, ellos pelean una batalla mucho más importante que nosotros, pelear día a día por su vida y lo hacen de manera muy especial, así que estar con ellos es productivo para ambas partes", expuso.

Diego de Buen dijo que son muchos sentimientos lo que provoca convivir con lo niños, "se nos vienen muchas cosas a la cabeza, gente que tiene un gran corazón, que nos deja mucho aprendizaje enorme".

"El venir y saber que hay gente que necesita mucha ayuda, son niños que nos abren el corazón, el sentimiento y nos motivan para seguir adelante, ellos son los verdaderos guerreros, nos inspiran a seguir adelante".

JFR