Marchesín se quiere ir a Boca: Irarragori

El presidente del Club Santos Laguna, dijo que por petición del arquero, están abiertos a la posibilidad de negociar con el equipo argentino su transferencia.

El arquero del Club Santos Laguna, Agustín Marchesín, expresó su deseo de ser transferido al Boca.
El arquero del Club Santos Laguna, Agustín Marchesín, expresó su deseo de ser transferido al Boca. (Aldo Cháirez)

Laguna

Vía telefónica en el programa de televisión 'Futbol al día' de Multimedios Laguna, Alejandro Irarragorri, presidente del Club Santos, habló sobre el caso del jugador Agustín Marchesín y la polémica desatada por su presunta transferencia al club Boca Junior de Argentina.

En resumen, destacó que Marchesín planteó el jueves su deseo de ir al Boca y que la mañana de este viernes, por primera ocasión, recibió una llamada de directivos del club argentino, para hablar del tema que se ha barajado en diversos medios locales, con todo y que el jueves Santos entregó un comunicado oficial.

"El jugador está en nuestros planes deportivos, jamás se ha tenido en mente transferirlo, es parte del plantel de acuerdo a la planeación y la del  director técnico''.

''Tiene contrato por cinco torneos más, es decir no existe una sola condicionante o razón de nuestra parte para pensar que estamos en un riesgo desde el punto de vista contractual, ni tampoco existe ninguna necesidad de nuestra parte de pensar en extender, ya que su contrato se encuentra todavía a más de la mitad de tiempo por ejercer" destacó.

Hasta el día jueves, Santos no había tenido diálogo directo con el Boca Junior, pero sí se habían recibido dos ofertas no solicitadas del mismo Boca a la vice presidencia de Desarrollo Deportivo, las cuales fueron rechazadas tajantemente por la directiva. 

''El jugador está entrenando y está a la orden del cuerpo técnico, como lo que es: un profesional'', señaló el presidente santista. Las ofertas de boca no fueron satisfactorias ni en el monto, ni en los términos de pago".

"Pero mas allá de eso, nosotros no estamos provocando, ni pretendiendo un proceso de negociación. Por eso quiero insistir que son ofertas no solicitadas, al menos por parte de la institución".

Sin embargo, para Santos lo mas importante es estar abiertos a la voluntad del jugador, pues no se pueden tener jugadores que no quieran estar ahí.

Esto hace que el proceso de entrevistas y diálogo con los jugadores previo a su llegada al club, es bastante largo y bastante metódico en términos de 'cuentas claras amistades largas', entre lo que el jugador puede esperar de la institución y lo que esta puede esperar del jugador.

Irarragorri destacó que para la afición puede ser difícil de comprender, pero que es muy importante hablar claro y es la voluntad del jugador. 

"Para que nosotros entremos en un proceso de transferencia, tienen que haber dos factores: uno que no entren en nuestros planes deportivos, que no fue el caso de Oribe Peralta, ni de Darwin Quintero ni tampoco lo es con Agustín Marchesín. Y la otra es que el jugador tome la decisión de decir quiero que exploren esta posibilidad, porque es lo que quiero hacer".

"El hecho es que aunque el jugador pida salir, hay otros dos factores que para nosotros son primordiales, el deportivo y el financiero. Primero la voluntad del jugador, segundo el deportivo y tercero el financiero en ese orden nos manejamos".

En el caso de Marchesín, ya expresó su voluntad de que se explore la posibilidad de transferencia al club Boca, por razones que en su momento dará a conocer, lo que el equipo en particular significa para él.

"En ese momento, ya tenemos una de las tres que nos obligan a explorar una operación, insisto, no solicitada ni siquiera iniciada por el club Santos Laguna".

"Entonces vienen dos factores, si podremos resolverlo en lo deportivo y después el otro factor es que tenemos que salvaguardar el patrimonio de nuestra institución, por que es mi obligación por sobre todas las cosas como presidente". 

La mañana de este viernes, Irarragorri recibió una llamada del presidente de Boca, para poder hablar de esta situación y dijo que a voluntad del jugador y petición expresa del jugador de explorar esa transacción, ya se entró en un diálogo en el cual se puede encontrar la solución deportiva para Santos y si Boca cumple con la posición financiera, en términos de pago y por otro lado, el monto que esto representa para el club lagunero, entonces pudiera eventualmente darse una transacción.

"Lo tomamos como lo tenemos que tomar, como es. Marchesín está expresando su voluntad y nosotros siempre pondremos por encima de todo la voluntad del jugador. Ahora tenemos que defender los intereses de nuestro club en lo financiero y lo deportivo''.

''No estamos pensando en lo económico, no tenemos una necesidad económica, no queremos transferir al jugador, pero primero tenemos que pensar en él y si el jugador nos lo ha pedido como sucedió, tenemos la obligación llámese moral, por que tampoco es una obligación contractual, de escuchar a la contraparte y explorar los dos caminos, tanto el deportivo como el financiero''.

''Sí, esto puede llegar a buen término, por que al final el jugador es un profesional que está entrenando y a disposición del cuerpo técnico para los siguientes partidos".

Irarragorri dijo que es muy fácil para ciertos medios o personajes de ellos, adivinar y anticipar por que ellos no salen a decir "Marchesín se va a ir" y si le atinan bien y si no, no pasa nada ni nadie va a regresar a reclamar.

Pero lo que si se genera, dijo, es una desestabilización y una información errónea hacia la afición. 

"Hay profesiones como el médico, los educadores, los medios, que ante todo tienen que manejarse con una gran ética y una gran responsabilidad, por que estar especulando y ser oportunistas, creo que no va de la mano de lo que esa profesión requiere. Lo que si puedo confirmarte es que hoy recibí una llamada directa del presidente de boca y que por primera vez, ayer el jugador nos expresó esa voluntad de que exploremos la operación".

Concluyó confirmando con la afición el compromiso que se tiene para mantener un equipo sano en sus finanzas, competitivo, que pueda garantizar su regularidad deportiva y financiera en el corto, mediano y largo plazo, que siempre beneficiarán la voluntad del jugador.