Fiesta santista en La Corregidora, previo a la final

Aficionados de Santos invaden Querétaro con cantos y porras a los Guerreros; los fanáticos de Gallos lucen mesurados previo al partido

Aficionados de Santos afuera de La Corregidora
Aficionados de Santos afuera de La Corregidora (Alain Arenas )

QUERÉTARO, México

Lo que hace ocho días era fiesta hoy es mesura de la gente de Gallos, pero no de la fanaticada de Santos, que poco a poco van llegando a La Corregidora en medio de cantos para su equipo.

Alrededor de las 5 de la tarde comenzaron a llegar ambas fanaticadas. La de Querétaro en silencio y con el dicho 'la esperanza muere al último' como estandarte; la gente de Santos, todo lo contrario: cantos, sonrisas, gritos y alegría emanaban alrededor de La Corregidora.

No es para menos y es que el 5-0 de la ida desequilibró hasta la reventa. Ahora los revendedores tienen como objetivo a los hinchas laguneros y dejan en segundo plano a los queretanos que, incluso, algunos perdieron la fe y rematan sus entradas a los seguidores norteños; estos no paran. Ríen. Cantan y callan un tímido canto de los locales.

Las rejas también sirven para exhibir tiempos pasados y tiempos actuales: casacas con el '10' de Ronaldinho del Barcelona y también con el '49' de Gallos Blancos son vendidas en 150 pesos. Pero un número 27 irrumpe entre los puesto ambulantes del inmueble. Si, es de Santos. Y es la playera de Javier 'Chuletita' Orozco, que es vendida en 200, más caras que las del astro brasileño.

La gente sigue llegando, pero en un ambiente cordial. No parece una final, al menos no para los queretanos, que siguen llegando con platicas breves, como si no quisieran ser escuchados.

Los de Santos son superados en número, pero siguen siendo escandalosos, escandalosos como si ya fueran campeones. Quizá tengan razón. Aún no empieza el partido, pero el trámite alrededor de La Corregidora se inclina hacia la visita