El último adiós al doctor Mora

Se realizó la misa en la Parroquia de Todos los Santos, a donde llegaron sus papás, su esposa, su único hermano y demás familiares. Además, se colocó una placa en la Plaza del Aficionado en su honor.

Torreón, Coahuila

El obispo de la Diócesis de Torreón, José Guadalupe Galván, celebró la misa en la Parroquia de Todos los Santos del TSM, en memoria del doctor César Augusto Mora Flores, fallecido el pasado domingo en el accidente carretero donde participó el autobús del equipo Sub 17.

La directiva de Santos, encabezada por su presidente Alejandro Irarragorri Gutiérrez, personal que labora en el Club, jugadores del primer equipo y fuerzas básicas, acudieron a la misa que se ofició a las 18:00 horas.

Minutos antes a la ceremonia religiosa, la directiva colocó una placa en la Plaza del Aficionado, rindiendo un homenaje a quien fuera un profesional de la medicina, colaborador ejemplar de la institución y un ser humano con toda la disposición de ayudar, como lo señaló Irarragorri.

Estuvieron presentes familiares del doctor Mora: su papá Jesús Mora Segoviano, su esposa, el único hermano de César Augusto, su pareja y sus dos hijos.

Llevaban consigo las cenizas del doctor, recibieron la placa y luego se trasladaron a la parroquia.

"Se quedó con las ganas de titularse"

El padre del médico acaecido agradeció el gesto del Club Santos: "creo que a pesar del poco tiempo que lo conocieron, se ha ganado esta placa, he platicado con algunas personas del estadio que lo conocieron y me señalaron que era una persona muy alegre. Se quedó con las ganas de tener su título, pero Dios me lo va a titular".

"Él fue siempre aficionado al equipo de la Trinca de Irapuato y, con todo respeto, seguidor del Cruz Azul, pero ya nos vamos a cambiar a Santos", agregó.

Señaló que a su hijo siempre le gustó el deporte, en septiembre fue el último torneo al que acudió a la Copa Holmes en Polonia.

Siempre quiso ser médico de un equipo de futbol

"Quiso ser médico de un equipo de futbol profesional y lo logró, tenía 29 años, él fue una persona muy inteligente, siempre se dedicó a su estudio, yo en ocasiones le pedía que me ayudara en otras cosas y lo hacía por un momento, pero luego volvía a lo suyo, el estudio", resaltó.

En la misa estuvieron también integrantes del cuerpo técnico que encabeza Pedro Caixinha, donde el obispo resaltó la labor de César Augusto, además de dar gracias por aquellos elementos que se encuentran en buenas condiciones y en recuperación.

Semana difícil

Alejandro Irarragorri comentó que ha sido una semana muy difícil para la institución, "por un lado la pérdida de un ser humano que iniciaba su camino en Santos con grandes ilusiones, el 24 de diciembre completó su proceso de contratación, envió sus fotos con una alegría indescriptible y, bueno, Dios tiene preparado el camino de cada persona, ángel que llama a su lado".

Por otro lado, externó el agradecimiento a toda la gente que ha apoyado durante el proceso, tanto con sus deseos como con su apoyo tácito y de acción.

"Hubo muchos héroes que trabajaron fuerte para sacar adelante esta crisis. Pudo haber sido una tragedia mayor, pero ahora sólo hay un hospitalizado que es el hijo de Miguel García, nuestro auxiliar técnico".

"Es un agradecimiento a quienes vivieron el accidente y hoy están sanos de sus lesiones. Lo más importante es que esto no pase en vano, sacar el valor de esto", agregó.