Impuestos, el lado triste de ganar una medalla olímpica

Además de su medalla, los mexicanos que ganaron en Río recibirán un bono económico; los premios son considerados como ingresos en la Ley del ISR y por lo tanto deben pagar impuestos.

Medallistas olímpicos.
Medallistas olímpicos. (Milenio Digital)

Ciudad de México

Nadie se salva de pagar impuestos, ni siquiera por haber ganado una medalla olímpica como es el caso de María del Rosario Espinoza, Lupita González, Germán Sánchez, Ismael Hernández y Misael Rodríguez, los cinco mexicanos que se subieron al podio en los Juegos Olímpicos de Río 2016. De hecho, haber ganado hará que paguen más impuestos.

Estos atletas además de haber ganado una medalla en Río, también recibirán un bono económico que les otorgará la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). Dos millones de pesos para los medallistas de plata –María del Rosario Espinoza (taekwondo), Lupita González (marcha) y Germán Sánchez (clavados) –  y un millón de pesos para los de bronce –Ismael Hernández (pentatlón moderno) y Misael Rodríguez (box) –.

Te puede interesar: Mi renuncia está sobre la mesa: Alfredo Castillo

Estos premios son considerados como ingresos en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y por lo tanto son sujetos a obligaciones fiscales.

De acuerdo con el artículo número 1 de la Ley del ISR, todas las personas físicas y morales están obligadas al pago del impuesto sobre todos sus bienes e ingresos, sin importar cuál sea la ubicación de la fuente de donde procedan.

De acuerdo con el artículo 107 de esta misma ley, toda aquella persona física que durante el ejercicio fiscal obtenga de “forma esporádica ingresos derivados de la prestación de servicios profesionales y no obtengan otros ingresos gravados”, como es el caso de un premio deportivo, deberán pagar el 20 por ciento sobre los ingresos percibidos, sin deducción alguna.

“El pago provisional se hará mediante declaración que presentarán ante las oficinas autorizadas dentro de los 15 días siguientes a la obtención del ingreso”, señala el artículo.

Pagar impuestos sobre los premios que se reciben en este tipo de competencias no es algo exclusivo de México.

En Estados Unidos, por ejemplo, los atletas de élite pagarán impuestos de alrededor de 39.5 por ciento sobre el valor de sus premios, los cuales son considerados como sus ingresos. Igual que en México, además de sus medallas, los atletas estadunidenses también recibirán un premio en efectivo por parte de su Comité Olímpico.


MCM