A jugar sin errores

La Sub 23 se mide este día a República de Corea, un equipo fuerte, que se ha destacado por su contundencia, y al que deben ganarle para amarrar su boleto a la siguiente fase


Error de Talavera en el duelo ante Fiji
Error de Talavera en el duelo ante Fiji (Mexsport)

Enviada, Brasilia

Los jugadores de República de Corea caminan orgullosos por su hotel de concentración, sonríen poco, pero eso no les impide disfrutar de las buenas actuaciones que han dado en sus dos primeros partidos. "Parecen máquinas", comentan algunos aficionados brasileños que estuvieron presentes en sus encuentros.

Y sí, México se enfrentará a un rival que le va a exigir, que lleva once goles en la justa, que es sólido, dinámico y contundente, que en el Campeonato Sub-23 de la AFC (torneo que le otorgó la clasificación), solo perdió en la Final contra Japón. Con este oponente, el cuadro azteca no tendrá que guardarse nada, no debe distraerse ni perdonar cuando tengan opciones al frente.

El Tricolor Sub 23 se juega su boleto a la siguiente fase contra este combinado, que no ha faltado a unos Juegos Olímpicos en las últimas ocho ediciones.

Hirving Lozano no cambia de parecer, desde su punto de vista tienen todo para hacer historia, para llegar al objetivo, y claro ganarle al rival de este día, por más complejo que parezca.

Lo primero que tienen que hacer desde su punto de vista, es sacudirse todos los malos momentos que han pasado a últimas fechas. Desde las dificultades para el préstamo de jugadores, la mala puntería contra Alemania, el pésimo primer tiempo frente a Fiji, y las fracturas de Oribe Peralta y Rodolfo Pizarro.

"Sí, así es, es definitivo el partido. Este equipo tiene mucha calidad para afrontar cualquier reto, y desde el principio nos propusimos ganar la medalla, y para eso hemos trabajado".

La última imagen que se tiene de México en cuanto a la cancha se refiere tiene dos polos, uno paupérrimo en el primer tiempo, y el contundente de los 45 minutos finales: "Creo que en el segundo tiempo fuimos otro equipo, pero sí sufrimos. Hay que aprender de eso y que no nos pase otra vez, no estuvimos no muy seguros".

CHUCKY, EL PILAR

Dicen que era aficionado de las Chivas de niño, bromista empedernido, pero también aferrado a sus ideas, así creció futbolísticamente Hirving Lozano, una de las mejores piezas que tiene la selección Sub 23, y quien ha dejado atrás todos esos momentos para convertirse en un futbolista de mayor madurez en todos los sentidos.

En lo personal, el nacimiento de su hija en el 2014 fue un motor para crecer, porque antes, como lo dijo Hans Westerhoff, entrenador que lo pulió en fuerzas básicas, era muy rebelde dentro del terreno de juego.

En este conjunto Sub 23 hay buenos elementos, pero sin duda, el atrevimiento de Lozano se distingue, pese a que él siempre ha dicho que no se siente figura.

"No, para nada, esto es cuestión de grupo, no de uno solo. Siempre debemos pensar en la parte colectiva, en llegar a los partidos al cien por ciento, pero como grupo", mencionó el futbolista del Pachuca.

Por cierto, el Chucky se encuentra concentrado en la competencia olímpica, y no ha querido hablar de la posibilidad de salir al futbol europeo, pese a que desde hace meses se le ha vinculado con el Manchester United.

A RESGUARDAR LA PORTERÍA

Alfredo Talavera es de los más sonrientes y optimistas del grupo. Le tocó ser uno de los refuerzos mayores de este equipo Sub 23, y como tal se comporta, trata de aconsejar y apoyar en todo momento a sus compañeros.

El partido pasado contra Fiji se equivocó en el primer gol, y lo sabe, por eso, ahora contra un rival de la talla de Corea del Sur, sabe que tiene que salir concentrado, al igual que el grupo.

Y uno de los detalles importantes es que, desde su punto de vista, no pueden ni hacer menos ni engrandecer a un equipo.

¿República de Corea no será fácil de golear como, al final, resultó Fiji?, se le cuestiona. A lo que respondió que "hay que jugar el partido, cuántas veces decimos que este rival es más fácil, que hay que golearlo, o que hay otro que parece invencible, y no resulta así, puede sonar trillado, pero los partidos son para jugarse. Cada rival tiene lo suyo, por algo están aquí, y en las Olimpiadas estamos los mejores y hay que enfrentarnos a un rival igual o más rápido".