Las piedras en el camino del Tri Olímpico

Desde negativas de los clubes para prestar a sus jugadores hasta el mal paso en los partidos de preparación, la selección Sub 23 tuvo obstáculos que derivaron en su pronta eliminación de Río 2016

México, fuera de Olímpicos
México, fuera de Olímpicos (Imago7)

RÍO DE JANEIRO, Brasil

Tras un paso de altibajos en Río de Janeiro, la selección Sub 23 fue eliminada por Corea en la fase de grupos y con ello se terminó la esperanza de defender el oro obtenido en Londres 2012.

Distintos factores fueron clave para el destino que sufrió el Tri del Potro no pudiera estar a la altura de las circunstancias.

Por un lado, destacan los problemas que tuvo con Chivas por el préstamo de sus jugadores para las concentraciones. En torneos tan importantes como el propio Preolímpico o Esperanzas de Toulon, el club rojiblanco entró en conflicto con la dirección de selecciones nacionales y no cedió a sus futbolistas. Sus razones fueron que la directiva declaró que no estaban obligados a hacerlo al no tratarse de una fecha FIFA, aunado a que el Rebaño Sagrado justificaba esta decisión por su posición en la tabla de cocientes para evitar la zona de descenso, así como los cuartos. Sobresalen las declaraciones de Jorge Vergara donde pedía que si el Potro no creía ganar medalla, que mejor no asistiera, así como las de José Luis Higuera, CEO de Grupo Omnilife: "La prioridad es Chivas. Nadie va a ir si no es fecha FIFA. Lo sentimos, pero primero está el equipo".

A pesar de esto, el club tapatío aportó cuatro jugadores al Tri Olímpico, (Carlos Salcedo, Michael Pérez, Carlos Cisneros y Marco Bueno). Originalmente, Raúl Gutiérrez tenía previsto contar con al menos seis jugadores del Guadalajara, pero el Rebaño logró retener a Ángel Zaldívar y Orbelín Pineda.

Pachuca fue otro de los equipos que complicó que sus futbolistas pudieran unirse a las filas de la selección sub 23.

Las negativas también vinieron por parte de clubes europeos. Conocida es la historia de Raúl Jiménez y Tecatito Corona, quienes no pudieron unirse al combinado nacional debido a que el Porto los retuvo para tenerlos durante la Supercopa de Portugal, título que eventualmente ganaron.

A pesar de sus deseos por participar en los Juegos Olímpicos, Andrés Guardado obtuvo únicamente negativas por parte del PSV Eindhoven; incluso hubo jugadores que rechazaron unirse al Tri olímpico, tales como Javier Hernández, quien de acuerdo al Potro Gutiérrez, "nunca quiso estar en este proceso ni en el pasado".

Todas estas negativas provocaron el descontento de muchas personas, incluido Rodolfo Pizarro, quien tiempo antes de los Juegos Olímpicos, lamentó el nulo apoyo por parte de directivos y clubes a pesar de tratarse de un evento tan importante como los Juegos Olímpicos.

Esta falta de apoyo se vio reflejada en los partidos de preparación del conjunto mexicano, desde su participación en el Torneo Esperanzas de Toulon los resultados preveían lo que podría pasar en Río: derrotas 1-3 vs. Francia y 1-2 vs. República Checa, el empate 3-3 vs. Malí y una victoria por la mínima ante Bulgaria; así como el empate en Puebla contra Argentina, otro equipo que falló en su participación en la ciudad carioca.

Ya en Río de Janeiro, el panorama se complicó aún más con el empate 2-2 ante Alemania, la victoria 5-1 ante Fiyi que supuso la salida de Oribe Peralta y Rodolfo Pizarro por lesión, para cerrar su participación en los Juegos Olímpicos con una dolorosa derrota 1-0 ante Corea, quien ganó el bronce en Londres 2012.