Escándalo sexual y despedida para Ingrid de Oliveira

La clavadista no avanzó a la semifinal de plataforma 10 metros y aseguró que no le desea "ni a su peor enemigo" lo que pasó desde que su compañera la acusó por tener relaciones sexuales en la villa olímpica

Oliveira fue expulsada de la Villa Olímpica por tener sexo
Oliveira fue expulsada de la Villa Olímpica por tener sexo (Reuters )

RÍO DE JANEIRO, Brasil

Después del escándalo sexual, Ingrid de Oliveira se despidió muy triste de los Juegos Olímpicos de Río. La clavadista fue denunciada por su compañera en la plataforma de 10 metros sincronizado, Giovanna Pedroso, pues la noche antes de la final decidió sacarla del cuarto en la Villa Olímpica para tener relaciones con el canosista Pedro Gonçalves; ahora, Oliveira quedó fuera de la semifinal individual.

"No le desearía ni a mi peor enemigo lo que yo pasé en estos días", declaró con los ojos llorosos; "estaba enfocada en el último salto, que es un salto que ya había fallado, y quería hacerlo bien esta vez".

Se refiere al mismo clavado (dos vueltas y media invertido) con el que se cayó de la plataforma el verano pasado en Toronto, durante los Juegos Panamericanos, y le valió calificaciones de cero, en una imagen que se volvió viral y le costó muchas críticas.

Intentarlo de nuevo le quitó la posibilidad de quedar entre las 18 mejores, y su participación terminó. "Estoy enfocada para Tokio (2020), porque ahí voy a ganar medalla", agregó.

Como en todos los escenarios, la 'torcida' brasileña apoyó a su representante, a pesar de que fue retratada como villana por lo sucedido; "quiero agradecer a la gente que estuvo conmigo, no sé qué hubiera hecho sin ellos. Mucha gente estuvo conmigo y ayuda bastante, estoy muy agradecida", confesó la carioca.

En cuanto a la respuesta de la selección brasileña y el cuerpo técnico tras la separación con su compañera, Oliveira dijo que "mi equipo siempre me apoyó, excepto Giovanna, ellos son como una familia para mí. Somos muy unidos, excepto Giovanna", respondió en la zona mixta del complejo María Lenk.

El incidente, aseguró Oliveira, solo adelantó el proceso de separación con Pedroso, de 17 años. "De todas formas ya había pensado separarme de la pareja para poder enfocarme en mis pruebas individuales. No sé si en el futuro salte con otra de las clavadistas más pequeñas, pero por ahora no", finalizó De Oliveira.