Diego del Real, estrella inesperada de México en Río

Acarició la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos en el lanzamiento de martillo, una disciplina que no figura en el deporte nacional

Diego del Real
Diego del Real (Imago7)

RÍO DE JANEIRO, Brasil

Diego del Real no alcanzó la gloria en los Juegos Olímpicos de Río 2016, se quedó con el cuarto lugar del lanzamiento del martillo, después de que el polaco Wojciech Nowicki marcó 77.73 metros, por 76.05 del nacional.

Sin embargo, no es casualidad que el nacido en Monterrey (marzo 6, 1994, 22 años de edad) llegara a una instancia de definición en una magna justa, aunque Del Real tuvo unos comienzos en el deporte alejado del lanzamiento de martillo.

De los 5 a los 13 años jugó al futbol americano. Cuando en 2007 se abrió la convocatoria para los primeros Juegos Olímpicos juveniles, que se disputaron en 2010 en Singapur, un entrenador estaba buscando un futuro lanzador de martillo y el criterio fue encontrar alguien corpulento, con fuerza y rapidez, unas características que Diego del Real reunía y por las que se le ofreció pasar a esa disciplina.

Fue hace nueve años y ahora puede presumir de estar en una final olímpica, que disputará el viernes, con el sueño de poder dar la gran sorpresa.

Diego del Real, sexto el año pasado en los Juegos Panamericanos de Toronto, está en progresión. Su mejor marca llegó en este 2016, alcanzado los 77,49 metros.

"Me voy con sabor amargo; hasta el tercer intento dominaba. Pienso que si sigo trabajando, todo va a salir bien", apuntó un Del Real convencido de su potencial en una actividad olímpica casi desconocida para México, aunque es de las tradicionales de los Juegos.