Bredni Roque va con México

El halterista nunca buscó el sueño olímpico por Cuba, pero al radicar en su país de adopción le surgió tal inquietud y se clasificó a la justa veraniega 

Bredni Roque
Bredni Roque (Conade)

Ciudad de México

El mexicano de origen cubano Bredni Roque encontró el camino para ir a unos Juegos Olímpicos bajo los colores verde, blanco y rojo y no lo desaprovechó. El isleño se clasificó a Río de Janeiro en la categoría de 69 kilogramos y el 9 de agosto espera mejorar sus marcas; de hacerlo, el halterista asegura que lo llevaría a dar una sorpresa en la justa.

Roque compitió por Cuba durante ocho años, tiempo en el que le tocó estar en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, además de ir a varios Campeonatos Mundiales, donde obtuvo medallas en envión, y también logró preseas en Campeonatos Panamericanos. Bredni es esposo de la halterista mexicana Carolina Valencia, y confesó en entrevista con La Afición que ella fue quien lo impulsó a luchar por ese sueño olímpico, que nunca buscó cuando representaba a Cuba.

HACE CUATRO AÑOS, EL chino Lin Qingfeng se llevó el oro en -69 kilos, con 157 kilos de arranque y 187 de envión, para un total de 344.

¿Cuál es tu sentir de haberte clasificado a Olímpicos como mexicano?

Estoy muy contento de participar en mis primeros Juegos, donde voy a representar a México, un país que me ha dado la oportunidad, que no quiero desaprovechar y estoy con todas las ganas de llegar a esta competencia; en la Villa Olímpica disfruto el ambiente, pero con medida, porque me estoy concentrando en lo que es la competencia, al ser un evento fuerte. No estoy tenso ni nervioso, más bien relajado, pero es una competencia muy importante, la que va a poner mi carrera en lo más alto y en nombre de México.

¿Cómo lograste la clasificación?

El pase se decidió a través de varias competencias, pero finalmente lo obtuve al final del Campeonato Panamericano, que fue Preolímpico, y donde se logró la plaza para ir a los Juegos, ahí obtuvimos la puntuación necesaria para que se lograra una plaza y la Federación Mexicana iba a decidir quién se la quedaba, de manera satisfactoria fue para mí y no voy a desaprovechar esta oportunidad, voy a representar a la rama varonil de este deporte, a la cual hace falta que se le dé un impulso, ya que desde hace mucho tiempo ha estado rezagada y está detrás de la femenil; ya es tiempo que los varones saquen la garra.

¿Qué expectativas tienes para la justa olímpica?

Más que nada, estoy pensando en mejorar mi resultado y de conseguirlo mejoraría muchísimo el lugar en el ranking y vendría una sorpresa muy grande para México, si cae la medalla, la estaré esperando con mucho orgullo, pero no me quiero presionar con eso y solo quiero dar lo mejor de mí. Mi mejor marca ha sido 148 de arranque y 188 de envión para un total de 336 kilos, mejorando eso estaría dentro de los mejores del mundo y espero que el 9 de agosto se dé la última palabra.

¿Por qué la decisión de buscar ese sueño por México y no por Cuba?

Decidí no participar en Londres 2012 y plantear mi retiro antes, para venirme a México; sin embargo, me dije 'es la oportunidad que me está dando el país y no la voy a desaprovechar', mi esposa ha sido la protagonista de mi carrera deportiva, y la que siempre me ha impulsado a que esté representando a México, fue quien me trajo a este país y le tengo que agradecer lo que ha pasado. A ella le hubiera gustado estar en estos Olímpicos, pero por otras cuestiones no se pudo, tiene muchos deseos de seguir entrenando, por lo que en los próximos Olímpicos.