Brasil y Alemania, favoritos en semifinales de Río 2016

El futbol olímpico llega a su recta final sin la selección mexicana entre los últimos cuatro invitados; Honduras y Nigeria tratarán de dar la sorpresa en la antesala de la Final

Los semifinalistas en futbol varonil en Río 2016
Los semifinalistas en futbol varonil en Río 2016 (Reuters )

Río de Janeiro

Brasil-Honduras y Alemania-Nigeria: las semifinales del torneo olímpico de futbol ya tienen a sus cuatro protagonistas después de una jornada de sábado tal vez menos emocionante que la vivida 24 horas antes en la rama femenina, pero en la que hubo espacio para un estreno muy esperado, una costumbre, una confirmación y una sorpresa.

Se estrenó en las redes Neymar, que llevaba cuatro partidos sin un solo gol en su cuenta. Cumplió con la costumbre de decir presente cuando llegan los partidos calientes Alemania. Confirmó Nigeria que tiene futbol suficiente para soñar con cualquier color de medalla. Y siguió generando asombro una Honduras a quien nadie esperaba a estas alturas del certamen.

Brasil puede ya dormir tranquilo. En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, su equipo favorito jugará por fin en la capital carioca. El 2-0 a Colombia, un resultado lógico teniendo en cuenta la habitual tibieza de los cafeteros cuando llegan los cruces decisivos, demostró que el conjunto que dirige Rogério Micale y capitanea el nuevamente goleador Neymar dio vuelta la página tras las peripecias padecidas durante la primera fase.

Los tantos del astro del Barcelona a los 12 y Luan a los 83 establecieron la diferencia justa entre un equipo ambicioso y otro timorato. Los locales no brillaron como días pasados ante Dinamarca, pero dieron muestra de haber superado las dudas y de sentirse sólidos y confiados en lograr el oro, único resultado posible para saciar el apetito de la "torcida".

El Maracaná, es decir, la sede misma de los Juegos, recibirá a una selección que no recibe goles, incluso a pesar de que Micale haya terminado apostando a la explosión de cuatro delanteros sin posiciones fijas -Neymar, Luan, Gabriel Barbosa y Gabriel Jesús- para que sean los rivales los que tengan que preocuparse.

Y si bien el adversario el miércoles próximo será Honduras, ya todo Brasil paladea lo que podría ser una final con Alemania. El recuerdo del 7-1 de hace dos años en el Mundial permanece muy fresco en la memoria, y el hincha medio se deleita con la posibilidad de una revancha, aunque sea con selecciones olímpicas Sub 23.

Aunque tal vez no sea la mejor idea. Hace un año, Portugal sub-21 derrotó 5-0 a los germanos en las semifinales del Europeo de la categoría. Varios jugadores de ambos equipos estuvieron hoy sobre el césped del Mané Garrincha de Brasilia, y los alemanes, que no estaban jugando nada bien, les devolvieron la goleada.

Cuatro a cero ganó el equipo del país campeón del mundo, con un gol de Gnabry en el último minuto del primer tiempo, y tantos de Ginter, Selke y Max en el complemento.

En Salvador de Bahía, Nigeria ratificó las buenas impresiones causadas durante la fase de grupos. Su juego ofensivo y dinámico contrastó con los cuidados defensivos que enseñó Dinamarca, aunque no le hayan servido de mucho.

John Obi Mikel en el primer tiempo y Aminu Umar en el segundo plasmaron en la red el mejor juego de un equipo que sueña con revivir lo logrado hace 20 años en Atlanta. El miércoles tendrán enfrente a Alemania, un obstáculo para medir si de verdad las Águilas Verdes cuentan con futbol suficiente para volar.

En 2014, el técnico colombiano Jorge Luis Pinto logró llevar a la humilde selección de Costa Rica hasta los cuartos de final de la Copa del Mundo, y solo la definición por penales ante Holanda frenó su camino.

Ahora, el mismo entrenador está forjando el milagro hondureño, un equipo que tiene en la potencia y velocidad de sus delanteros sus mejores argumentos. Quioto, Lozano y Elis ya desquiciaron a los argentinos en la fase de grupos. Ayer, una carrera de Quioto le permitió a Elis marcar el único gol del encuentro en el minuto 60, después de que Corea del Sur hubiese hecho todos los méritos necesarios para ponerse en ventaja.

El arquero Luis López fue la figura de la cancha, y en buena medida gracias a sus atajadas los hondureños lograron una clasificación histórica para meterse en la lucha por las medallas.

El miércoles le tocará a Honduras medir la temperatura del Maracaná y de Brasil. La fiebre del futbol se acerca por fin a Río de Janeiro.