Vanessa Zambotti pone fin a su ciclo olímpico

Vanessa Zambotti reconoció que las ansias de una victoria jugaron en su contra y fue castigada por el árbitro en Río 2016. No se retira pero no tiene intención de llegar a Tokio


Vanessa Zambotti, judoca mexicana
Vanessa Zambotti, judoca mexicana (Mexsport)

Enviado, Río de Janeiro

No fue el final que Vanessa Zambotti hubiera deseado para su carrera olímpica, pues la originaria de Hidalgo del Parral, Chihuahua fue eliminada por una segunda penalización cuando su combate con la francesa Emilie Andeol se encontraba en punto de oro en los octavos de final.

Zambotti había sido penalizada en el tiempo regular pues el juez consideró que sus ataques eran en falso y aunque su oponente también se llevó una tarjeta amarilla, la segunda fue la que le costó la pelea.

“Fue supuestamente un falso ataque, anteriormente hice uno igual y no me lo habían penalizado. Así pasa, así es el judo. Yo salí a arriesgarme, salí a atacar y pues fue una penalización, no fue la técnica que yo quería hacer. Yo quería hacer Uchimata, ya había peleado contra ella, es muy fuerte y muy buena y va a semifinal por puras penalizaciones”, declaró la chihuahuense, que prefirió tomarse unos minutos y asimilar la situación, antes de dar declaraciones.

Su frustración fue evidente, pues no fue dominada en la contienda, “Estaba atacando y atacando, imponiendo el rimo, al principio me sacó de concentración, pero al final yo fui arriba hice dos ataques en el tiempo extra pero pues uno no fue bueno a la apreciación del árbitro y fue la penalización”, agregó.

Luego de cuatro ciclos olímpicos, reconoció que le faltó calma para manejar este primer enfrentamiento en Río de Janeiro, pues “Es la decisión del árbitro, yo solo se que yo salí a darlo todo, no tuve la cabeza fría de pensar o analizar en ese momento la táctica, pero no se si fue justa o injusta”.

A sus 34 años de edad, ha tomado la decisión de no buscar competir en Tokio 2020, pero no se retirará del tatami, “me voy a sentar con mi entrenadora y la Federación para ver lo que sigue para mí. Si son mis últimos Juegos Olímpicos, pero todavía voy a  seguir compitiendo un año o dos años más”, compartió.

Como es su costumbre, Zambotti fue realista, a pesar de su larga carrera, en la máxima justa no pudo conseguir el resultado esperado y valoró que: “Mi carrera olímpica es de altibajos, dos novemos lugares  en 2004 y 2008 y ahora pues más en la primera ronda de Londres y aquí también, fui a hacer la propuesta a proponer. Estoy triste pero también contenta por 16 años de representar a México”.

Sin embargo, destacó que se ha crecido mucho en el judo femenil mexicano pues tanto ella como Edna Carrillo son precursoras y por primera vez se consiguieron los dos pases, donde ambas salieron “a romperse la madre”.

Vanessa es usuaria de las redes sociales y esta consciente de todas las críticas a la delegación mexicana; acepta su responsabilidad, pero no se deja afectar por comentarios de anónimos, “Yo soy de las personas que no critica hasta que está en los zapatos de las personas y a veces uno no sabe como fue el proceso ni como fue el entrenamiento, pero todo son libres de decir lo que quieran. Los atletas tenemos una responsabilidad al representar a México y tenemos que dar la cara por los buenos y malos resultados. También tener los pies en la tierra de lo que se hizo bien y lo que se hizo mal. Siempre y cuando no sean groseros, una critica constructiva no una destructiva de la que no se puede sacar nada”, declaró.