Piden a Putin la cabeza del Ministro de deporte ruso

El histórico atleta ruso aseguró que el ministro de deportes es culpable del escándalo del dopaje en Rusia 

Vladimir Putin, presidente de Rusia
Vladimir Putin, presidente de Rusia (AFP )

Rusia

El legendario campeón olímpico de biatlón, Alexandr Tíjonov, se dirigió hoy al presidente ruso, Vladímir Putin, para que destituya al ministro de Deportes, Vitali Mutkó, al que consideró responsable directo del escándalo de dopaje.

"Cumpla la voluntad del pueblo y eche a ese ministro analfabeto y ponga en su lugar a un profesional preparado", señala Tíjonov en su misiva, en la que propone a Vitali Smirnov, el miembro más veterano del COI.

Tíjonov, campeón olímpico en cuatro ocasiones (Grenoble 68, Sapporo 72, Insbruck 76 y Lake Placid 80), advierte que "si no se toman medidas firmes se pondrá en peligro la participación (de Rusia) en los Juegos Olímpicos de Invierno".

"Y, mientras, el ministro sigue diciendo sandeces. Mutkó y su equipo no han respondido con una defensa fundada y argumentada a ninguno los puntos recogidos en los informes de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA)", señaló.

Subrayó que Rusia había recibido numerosas advertencias en el pasado por parte de las organizaciones internacionales, pero que no se tomó ninguna medida para combatir realmente el dopaje, y cuando alguien ha querido denunciar el problema le han censurado.

"El problema más terrible en Rusia es que mentimos, encubrimos y no queremos reconocer que algo no funciona, arrancar el problema de raíz y castigar a los culpables", subrayó.

Denunció que, en vez de admitir el error, se nombra para cargos oficiales a "deportistas que han echado a perder su buen nombre con el dopaje" como la sancionada campeona mundial de marcha, Olga Kanískina, y el levantador de peso, Alexéi Lovchev, excluido de los Juegos de Río.

"Todos los países, pero en especial la AMA y el COI, ven estos casos como una promoción del dopaje", resaltó Tijónov, que acusa al ministro de encubrir el problema.

Mutkó es mencionado en el informe McLaren que acusó a Rusia de dopaje de Estado, pero se negó a dimitir, aduciendo que ese documento no le responsabiliza directamente de nada, extremo en el que ha sido apoyado por el Kremlin.

Tíjonov y el tenista Yevgueni Kafelnikov, antiguo número uno del mundo, han sido de las pocas leyendas del deporte ruso o soviético que han reconocido que este país tiene un grave problema con el dopaje y han negado una conspiración occidental.