El atleta refugiado que busca reencontrarse con su familia

Popole Misenga atleta refugiado espera un día reunirse con su familia tras 18 años sin verlos.

Popole Misenga, atleta refugiado
Popole Misenga, atleta refugiado (AP)

Río de Janeiro

En Río compitió en Judo, ganó su primera pelea y la segunda la perdió para despedirse rápidamente de sus primeros Juegos Olímpicos, pero la batalla más difícil de su vida ya la había ganado.

Popole Misenga escapó del Congo a los 9 años de edad y llegó a Brasil para refugiarse en el deporte que hoy le dio la gloria de participar en una competencia donde tan seguro estaba, su familia lo iba a ver "unos Juegos Olímpicos son una competencia tan importante que todo el mundo está atento para ver y es donde la familia tiene la oportunidad".

El congoleño disputó y venció en su primer combate al judoca indio Avtar Singh en la categoría 90 kilogramos.

En su segunda participación, el judoca enfrentó al surcoreano Gwak Dong-han, tras cuatro minutos de combate, Popole diría adiós a su primera aventura olímpica.

Sus inicios en Brasil fueron difíciles, aunque el judo le dio la serenidad que la falta de una familia le había quitado, uno de sus entrenadores, cuando no ganaba en competencia, lo encerraba en una jaula, dándole sólo café y pan para comer.

En este 2016, Misenga cumplió el sueño olímpico, el COI permitió por primera vez el registro de una delegación de atletas refugiados . Nueve historias más como la de Popole se viven hoy en territorio brasileño.

La aventura de una nueva vida deportiva en tierras sudamericanas ya no las vive solo, hoy el calor de una familia nueva lo arropa, le festejan sus logros en el judo esposa y un pequeño hijo.

Desde su salida del Congo, Popole admite no acordarse de algunos integrantes de su familia consanguínea, por lo que un sueño más espera cumplir, "hay caras de mi familia que ya no recuerdo, estoy esperando reunir el dinero necesario y traerlos a Brasil, traer a mi hermano y que vean que he sobresalido, que me está yendo bien"

Con sólo un año de preparación, Popole Misenga tuvo su primera experiencia en una justa veraniega por lo que ahora anuncia que su preparación para Tokio 2020 ha iniciado.

El de Congo hoy junto a otros refugiados es parte de VISA, patrocinador que tratará de cumplir los sueños que una guerra en su infancia robó.