FFAA inicia operativo rumbo a Río 2016

Las Fuerzas Armadas brasileñas comenzaron hoy a ocupar las calles de Río de Janeiro en el marco del megaoperativo de Seguridad previsto para los Juegos Olímpicos que comienzan el 5 de agosto

Miembro de las fuerzas armadas brasileñas resguardando las calles de Río
Miembro de las fuerzas armadas brasileñas resguardando las calles de Río (Reuters)

RÍO DE JANEIRO, Brasil

La largada oficial del operativo se produjo hoy durante un acto celebrado en la región central de la capital fluminense, que contó con la participación del ministro de Defensa, Raul Jungmann; el ministro jefe del Gabinete Civil de Seguridad Institucional, general Sérgio Westphalen Etchegoyen; y los comandantes de las tres armas.

A partir de hoy, unos 22.000 soldados patrullarán las avenidas y calles por las que transitarán los más de medio millón de turistas, atletas y delegaciones de más de 200 países que ya comenzaron a llegar a la ciudad.

El Ejército, la Marina y la Aeronáutica destacaron un total de 51.600 soldados para los Juegos. Además de Río de Janeiro, los militares actuarán en las otras cinco ciudades que recibirán competencias de fútbol olímpico: Brasilia, Belo Horizonte, Manaos, Sao Paulo y Salvador.

El contingente militar actuará en cooperación con las policías civil y militarizada, que responden a las gobernaciones regionales; la Policía Federal y la Fuerza Nacional de Seguridad, que dependen del Ministerio de Justicia; y las guardias municipales.

Sumados los agentes de todas las fuerzas, en Río de Janeiro actuarán en total 67.500 efectivos, lo que convierte al operativo en el mayor esquema de seguridad para grandes eventos desplegado en la ciudad.

En todo el país, el total de efectivos movilizados será de más de 85.000 hombres.

La tarea específica de los militares será evitar robos, asaltos y arrebatos en las calles, los cuales han aumentado en los últimos meses, colaborar con el combate al terrorismo y custodiar a los cerca de 100 jefes de Estado y de Gobierno que asistirán a la cita.

La actuación de las Fuerzas Armadas se enmarca en la llamada Garantía de la Ley y el Orden, un dispositivo legal, autorizado expresamente por el Gobierno central, que las habilita a desempeñar tareas policiales durante determinado lapso de tiempo.

El terrorismo es hoy la mayor preocupación que envuelve a los primeros Juegos Olímpicos que se realizarán en un país sudamericano.

Los atentados terroristas ocurridos en varias partes del mundo en las últimas semanas, así como el arresto de una célula "amateur" formada por brasileños que supuestamente estaba planeando un ataque durante los Juegos, encendió el alerta respecto a la seguridad durante la mayor cita deportiva del planeta.

Los episodios llevaron a revisar buena parte del operativo de seguridad previsto con el fin de reforzar todos las pautas.

Según el diario "Folha de Sao Paulo", uno de los cambios fue la determinación de que los militares permanezcan en el interior del aeropuerto internacional Tom Jobin de Río de Janeiro. Antes, la idea era que los soldados sólo patrullaran las vías que conectan la terminal aérea con el centro de la ciudad.

Además de las fuerzas de seguridad, centenares de agentes de inteligencia brasileños y extranjeros actuarán durante el evento con el fin de evitar intentos de atentados, en especial ataques de los llamados "lobos solitarios", que son personas que practican actos terroristas por cuenta propia.

Según "Folha", cada país que participa de la cita tendrá en promedio cuatro oficiales de inteligencia durante el evento. Otros países, como Estados Unidos, Israel, Francia y Rusia entre otros, tendrán representantes en el Centro de Inteligencia de los Juegos e informantes en las calles.