Querétaro vence a Pumas en La Corregidora

Los Gallos Blancos golearon a la escudara de la UNAM en un duelo abierto, de velocidad y sobre todo, de anotaciones de alta manufactura; los dirigidos por Jaime Lozano siguen intratables en la Liga, mientras que Universidad se mantiene irregular

Edgar Benítez anotó el primer gol de Querétaro
Querétaro venció a Pumas (Mexsport)

Querétaro

Pumas ha perdido la brújula para llevar a buen puerto partidos que iniciaba dominando. Esta vez, Querétaro, con Jaime Lozano en el banquillo, les propinaron una goleada que sirve como lección. Pese a que Universidad Nacional reaccionó a los embates enemigos, en la cuenta (4-3) sus números fueron insuficientes... Con 12 puntos, los Gallos no solo siguen a la alza, también desplazaron a los pupilos de Paco Palencia de los posibles sitios de Liguilla.

Apenas al minuto 2, Édgar Benítez probó fortuna con un disparo cruzado, que se fue por encima del arco de Alejandro Palacios. Algunos instantes después, de nuevo por el sector derecho, Ángel Sepúlveda se internó hasta el área rival y bombeó el esférico ante la salida de Pikolín; Darío Verón apareció antes de que la bola rebasara la línea de gol, despejando el peligro. Intensidad y manejo del duelo para los Gallos.

Era el comienzo de un duelo abierto, en el que la propuesta del local parecía tener mayor profundidad, así se reflejaba con embates... Sin embargo, Matías Britos se encargó de marcar la pauta de lo contrario. Corría el minuto 11, cuando un cabezazo, con la complacencia de Jonathan Bornstein, que dejó al uruguayo rematar a placer en un tiro de esquina a favor. 1-0 y Jaime Lozano que se mostraba impaciente de su área técnica.

Los Gallos Blancos no se amedrentaron ante la desventaja en el marcador. Todo lo contrario. El equipo de La Corregidora siguió presionando, yendo al frente con idea; Pumas se encargó de contener una ofensiva en la que Benítez, que ya había amagado con su arsenal y Sepúlveda, con velocidad y desequilibrio, eran las principales armas para emparejar el encuentro. Eran demasiadas concesiones. Caería el gol del empate. en ataque, Universidad no producía desde aquel cabezazo de Britos.

Al 31', fue Sepúlveda el que recibió la pelota con la facilidad otorgada por Gerardo Alcoba. Ángel, con un toque preciso, marcó el primero de la tarde para Gallos, el del empate en el marcador y propició, como efecto secundario, que el rival reculara, que se internara en su campo, tratando de que el sinodal aminorara su potencial. Lo mejor para Universidad sería el receso, no sin antes, recibir otro golpe: autogol al 45' de Pablo Jáquez. 2-1 y 15 minutos para replantear la fórmula.

Para el complemento, Querétaro movió sus piezas: salió el autor del segundo gol, por Yerson Candelo. Ángel Sepúlveda abandonó el campo entre algodones. La propuesta de Pumas era la de recobrar la imagen del inicio del compromiso, en el que peleaban todos los balones y proponían al frente. La reacción, al menos en intenciones, parecía que nacería de los chilenos Bryan Rabello y Nicolás Castillo, con mayor ímpetu.

El cuadro felino trató de abrir el juego, de encontrar los espacios adecuados. Y en eso estaban, cuando Emanuel Villa recibió un balón a profundidad, a campo abierto, en el que dejó atrás a Pablo Jáquez, para después fusilar a Pikolín Palacios sin concesión alguna: 3-1. El gol encendió a La Corregidora, El Tito lo celebró al máximo, por las cuentas pendientes con la escuadra auriazul. Querétaro dominó el final del encuentro.

Y hubo tiempo para más. Ingresó Camilo Sanvezzo a nombre de un Villa ovacionado, que se abrazó con Jaime Lozano en el banquillo... Apenas transcurrieron unos instantes, cuando el ariete brasileño recibió la pelota en los linderos del área visitante y sin pensarlo prendió el esférico para consumar el cuarto tanto de la tarde. El rival estaba en la lona, sin posibilidad alguna de levantarse y contra todo pronóstico, Jimmy festejó el gol, pese a su pasado y cariño por Pumas.

Pero Universidad no sabe rendirse, no conoce de estrategias a medias. En el cierre del compromiso, Jesús Gallardo comenzó a ser inquietante desde su puesto, consiguió un par de centros que desaprovecharon Castillo y Barrera respectivamente, hasta que al 82', el propio volante intentó con un tiro de media distancia, para acercar a los felinos en el marcador (4-2). Pumas cayó con la cara al sol, incluso con un descuento más de Rabello (4-3).