Aleja Gallos Blancos a Pumas de la Liguilla

Universidad complicó su futuro inmediato y sus aspiraciones rumbo a la Liguilla; los universitarios sucumbieron frente a Querétaro y decidirán todo ante América el próximo domingo

Querértaro

Pumas necesitaba un triunfo, tres puntos que le dieran vuelo y esperanzas para seguir su camino rumbo a la fase final del certamen. Ante Querétaro, Universidad planteó un esquema ofensivo y buscó la ventaja, que tuvo en los primeros 45 minutos, pero todo cambió en el complemento. Los Gallos lograron un triunfo con pocos embates, pero trabajado, labrado desde su banquillo, por marcador de 2-1. A los felinos no les alcanzó y con 21 unidades, se encuentran a la deriva de ingresar a la fase final del certamen.

Otra vez. Pumas saltó a la cancha del estadio La Corregidora con un once parchado entre suplentes habituales y algunos titulares. Como ha sido costumbre en las últimas fechas, Guillermo Vázquez lanzó al terreno de juego una propuesta de ida y vuelta, de aguante y contragolpe; sorprendió en su oncea encontrar a Mathias Vidangossy, un refuerzo llegado al Pedregal para este certamen, pero con nula actividad en la Liga y la Libertadores. Universidad se jugaba gran parte de la calificación a la Liguilla del CL16 en este cotejo.

Al 21', el propio chileno, borrado gran parte del torneo, comenzó y finalizó una jugada digna del primer gol. Vidangossy tocó la pelota con Fidel Martínez en los linderos del área de los Gallos, este sirvió para Ludueña de primera intención y el '10' regresó a la misma velocidad la pelota para Mathias, ya ubicado dentro del área. Como venía, la prendió y de derecha, perforó la meta de Tiago Volpi. Era el 0-1.

El tanto abrió el apetito de ataque de los felinos. Con el gol a favor, los tres participantes de la jugada que propició la diana, se animaron a irse al frente con mayor vehemencia, con claridad, pero fallando en los momentos decisivos. Vidangossy, en especial, lucía confiado, con ganas de mostrarse, de marcar la diferencia, luego de cómo ha sido relegado este semestre. Mathias pedía la pelota, levantaba la mano y justificaba con gritos su ansiedad por tenerla.

Los pupilos por Víctor Vucetich intentaron responder, lo hacían por la bandas, y aunque llegaban a línea de fondo, sus disparos pasaban lejos del marco de Alfredo Saldívar. Emanuel Villa lucía fuera de acción y sus acompañantes, como Édgar Benítez y Yersón Candelo no conectaban entre sí; pese a su insistencia, la zaga de Pumas no tuvo mayor problema para contenerlos. Con la diana a su favor, Universidad recibió el final del primer tiempo.

En el complemento, con Querétaro volcado al frente, con la media cancha perdiendo balones de trámite, Memo Vázquez perdía la calma, pero no el tiempo y modificó para corregir, para volver al encuentro. El timonel universitario mandó a Eduardo Herrera antes del 60', para tener mayor presencia en la ofensiva, para incrementar la diferencia. La intención era buena, pero...

Al 56', todo se modificó. En una descolgada de George Corral, que tocó la zona de definición enemiga, la pelota le quedó a modo a Benítez, para que este, con la testa, venciera a Saldívar y lograra el 1-1. La Corregidora estalló y el equipo se animó a adelantar líneas, a asumir riesgos y su presencia producía sensaciones de peligro para los de CU. Memo intentó responder aún más, pero ahora con Ismael Sosa y Matías Britos ingresando al campo.

Ni 10 minutos pasaron desde el descuento de Querétaro, cuando Jaime Gómez probó a Saldívar con un disparo potente e incrustó la bola en un costado de la portería rival. Era el 2-1. Gallos se apoderó del balón y consiguió marcar la diferencia, pero también los goles. Pumas no se había levantado del par de golpes anímicos en el marcador. Su panorama se oscureció en cuestión de minutos. Su escenario era adverso.

Al 76', Britos tuvo la anotación del empate, luego de bajar el balón con el pecho y acomodárselo para rematar de media tijera. El esférico apenas pasó por un costado de la meta de Volpi. Universidad mantenía la intensidad de su aparato ofensivo, pero también veía pasar con agonía el correr del cronómetro. Vázquez, desde su banquillo, se meneaba con preocupación, checaba el reloj y daba indicaciones desesperado. Derrota para Universidad, descalabro que lo aleja de la Liguilla, esa fue la conclusión del encuentro.