El toque de Vucetich; Gallos, a la final de la Liga MX

El entrenador de Querétaro, sin Ronaldinho en el once, planteó un juego valiente para vencer a Pachuca y los terminó venciendo 2-0 y por el criterio de la tabla general se metieron a la final. Ahí se medirán a Santos Laguna en la final del Clausura 2015


QUERÉTARO

 La experiencia y pericia de Víctor Manuel Vucetich han renacido. El entrenador que tomó un equipo desahuciado, ha tenido el toque para reinventar a Querétaro y ponerlo en la Final del Clausura 2015. La cara que dieron los Gallos en la ida fue corregida por el entrenador que hizo los ajustes pertinentes para mostrar un equipo hambriento y decidido que buscará la gloria la próxima semana ante Santos. Lo hizo sin Ronaldinho que se quedó sin jugar.

Querétaro fue un equipo con determinación, cobijado por su gente fue a buscar a Pachuca como si los Tuzos le debieran dinero, presionaron y dominaron el partido. Mordieron cuando debían y convirtieron en momentos puntuales. El 2-0 que lograron pudo haber sido más amplio si hubieran tenido un poco más de efectividad.

Como se esperaba, Querétaro tuvo un inicio trepidante, fue un equipo vertiginoso que se lanzó en busca del arco de los Tuzos. En cada palmo del campo apretaban los Gallos, más rápidos que los hidalguenses y de inmediato buscaban conectarse para organizar la avanzada.

Aunque Pachuca hizo lo posible por no replegarse, no le quedó otro camino que buscar ordenarse de medio campo para atrás, porque fueron superados por la determinación de los locales. Los primeros diez minutos fueron de agobio por parte de los Gallos, mientras los Tuzos hacían lo posible por resistir. Pachuca era superado en medio campo, Hernández, Pizarro, Ayoví y Penilla no veían la bola, la cual le pertenecía a Osuna, William y Gómez que una y otra vez buscaron romper el muro de los hidalguenses.

Vucetich corrigió respecto a la ida, como se esperaba, quitó el talento de Ronaldinho y Sinha y le metió más vértigo a su equipo con Gómez y Sepúlveda, éste último fue punzante con el balón en los pies, entendió la empresa que había por delante y no dejó de meter miedo a los Tuzos que parecía habían logrado solventar la presión de inicio, pero los Gallos picaron en el momento oportuno.

Ángel Sepúlveda entró por el centro, se quitó la marca de Aquivaldo, rompió a la zaga hidalguense a la que le faltó reacción, Miguel Herrera se resbaló y el delantero de los Gallos entró franco al parea para patear con izquierda y aunque el Conejo alcanzó a tocar la pelota, ésta se fue al fondo al minuto 12.

Los Gallos no aflojaron, sabían que el momento emocional y la atmósfera estaban de su lado e hicieron lo posible por explotarlo al máximo, siguieron dominando en el medio campo, estuvieron un paso por delante de los Tuzos que poco a poco le fueron poniendo hielo al ímpetu local, pero el equipo de Diego Alonso seguía sin presentarse en el arco de Tiago Volpi.

Iban los Gallos en busca de ese gol que le diera el pase a la Final, William seguía explotando la banda izquierda, el brasileño sacó un centro que se pasó por el área sin que Villa y Sepúlveda lograran encontrar la pelota. Los Tuzos apenas habían tenido un tiro de Junior Sornoza que atrapó Volpi.

Vino otra arremetida de los Gallos que deseaban encontrar el gol de la calificación en el primer lapso. Solo Pizarro lograba darle un poco de tregua a los Tuzos, el mediocampista era el único que lograba alargar al equipo hidalguense, pero claudicaba en la última zona.

Villa dispuso de otra ocasión en el área que tapó Mosquera, Miguel Herrera le tapó un tiro a Sepúlveda y el Conejo hizo lo propio con uno de Yasser Corona. Sufrían los Tuzos, pero resistían en el fondo. Los Gallos terminaban el primer tiempo siendo amos del juego, pero les faltaba lucidez en la zona de definición.

Para el complemento, Querétaro volvió a arrancar con la misma intensidad. Pachuca avisaba que no jugaría tan atrás, pero cuando lo hizo, los Gallos los cazaron. Danilinho el jugador que había sido ampliamente criticado por sus fiestas, puso una pelota a Jonathan Bornstein, el lateral izquierdo que se agregó al frente controló el balón y sacó un fuerte tiro con la zurda que superó el lance del Conejo. Lo Gallos acariciaban la Final al minuto 49.

El partido creció, a Pachuca ya no le valía el resultado, tenía que dejar más espacios e ir a buscar un gol. Mientras Querétaro no varió, mantuvo el guion que lo había llevado a dominar el partido, consciente que si Pachuca marcaba un gol la empresa volvería a ser muy complicada.

Diego Alonso quemó la batería ofensiva que tenía en la banca, Cvitanich y Almeida entraron al campo. El juego se hizo de ida y vuelta, pero con más cautela de los Gallos para no dejar algún resquicio a los Tuzos que disponían de los hombres para causar peligro. Nahuelpán cayó al suelo al 65’, pero el árbitro, Roberto García Orozco, consideró que Volpi no lo había derribado.

Crecieron los nervios, porque la bola iba de un lado a otro. Pachuca empezó tener más tiempo el balón, Querétaro apostaba por la defensa y cerrar los espacios. Vucetich reforzó el medio campo con Marco Jiménez. Pero los locales ya no presionaban como hasta antes del segundo gol. La necesidad había cambiado de camiseta.  

Vucetich volvió a mover sus piezas, el partido necesitaba pausa y menos vértigo. Se fue Gómez y entró Sinha. Faltaban poco más de diez minutos y el entrenador no había echado mano de Ronaldinho, un mensaje claro para el astro de que el grupo está por encima de las individualidades, tanto que el brasileño se quedó sin jugar y solo vio como sus compañeros lograban con mucho fuelle y menos magia el pase a la Final.

Víctor Manuel Vucetich vuelve a la serie más grande, el entrenador ha hecho de los Gallos un equipo protagonista que partirá como favorito en la Final ante Santos. El toque del Rey Midas puede hacer feliz al pueblo queretano.