Retomando las bases

Ambríz dijo que van por buen camino pero falta mucho para alcanzar un mejor nivel.

Nacho Ambríz
Nacho Ambríz (Mexsport)

Querètaro, Querètaro

El técnico de los Gallos Blancos fue claro en mencionar que su equipo está en franca evolución y desarrollo para alcanzar el futbol y estilo deseado; espera que en breve, los Gallos Blancos jueguen como cerraron en el Torneo Clausura 2014.

Tras la victoria de este día ante los freseros del Irapuato, Ambríz dijo que van por buen camino pero falta mucho para alcanzar un mejor nivel, “el triunfo sirve para ir tomando confianza, para que se vayan dando cuenta que si el equipo no tiene orden o una buena actitud, yo siempre somos normales y corrientes. Yo creo que si volvemos a demostrar intensidad, a mostrar orden, después los partidos se trabajan, el primer gol a los 13 segundos y el segundo en tiempo de compensación, entonces lo que me gusta es que estamos retomando el orden y la actitud”, afirmó el estratega queretano.

“Apenas nos vamos acercando a lo que el equipo es. Me gustaría ver al equipo como terminamos el torneo anterior. Voy entendiendo que los jugadores nuevos están entendiendo como estamos trabajando. Como entrenamos, jugamos y tenemos que acercarnos mucho a eso”.

Lo que no le está gustando es que “por muchos lapsos no tenemos la pelota, estamos defendiendo muy atrás en muchos lapsos del partido. Si algo nos ha caracterizado es que tenemos la pelota como una forma de defendernos; estamos tirando mucha pelota larga y eso no me está gustando”, afirmó.

Nacho mencionó que aún no ha llegado a lo que se pretende pero seguramente lo lograrán.

El técnico queretano se dijo satisfecho por el triunfo y le ha gustado la participación de los jóvenes como Juan de Alba, Orbelín Pineda, Kevin Gutiérrez y Víctor Milke, “son chicos que están recobrando, tengo a Milke, a Abel (Vega). También la copa me ayuda para ver que tanto van creciendo los jóvenes”.

Ahora el equipo queretano deja atrás la llave ganada ante los guanajuatenses y el siguiente paso será enfocarse en el partido del próximo sábado ante Santos Laguna, club al que no se le gana en su casa desde el Clausura 2011.