Gallos no se verá afectado por investigación: Yáñez

El propietario del Querétaro descartó que la investigación que hay en su contra por presunto fraude a Pemex vaya a tener mella en sus equipos de futbol

Amado Yañez
Amado Yáñez (Higinio Robles )

CIUDAD DE MÉXICO

Amado Yáñez, propietario del club Querétaro, descartó que la investigación que realizan autoridades mexicanas a su empresa Oceanografía por presunto fraude a Pemex vaya a afectar a sus equipos, los propios Gallos Blancos y los Delfines de Ciudad del Carmen, del Ascenso MX.

En visita a las instalaciones de La Afición, Yáñez aseguró que sus equipos de futbol son empresas independientes de Oceanografía, por lo cual podrá enfrentar sin problema el proceso que se le sigue por la investigación de las autoridades por presunto fraude a Pemex.

Incluso, el empresario se desmarcó de la operación tanto de Gallos como de los Delfines:

"No tiene que ver nada el equipo, el equipo es totalmente independiente, tiene su propia estructura, yo no soy el presidente del equipo, yo no manejo las cosas del equipo. Es como toda empresa, encuentras problemas de todo tipo, seguro vamos a tener crisis y sólo se trata de ver cómo atacas esas crisis, siendo honesto es como resuelves las cosas", subrayó.

En otros temas, Yáñez habló de la violencia que ha azotado al futbol mexicano en las últimas semanas y que tuvo ya como protagonista a una de las barras del Querétaro, la Resistencia Albiazul.

"Lo más importante es educar, es un partido de futbol, hay mucha pasión, significa mucho para la gente, Gallos no es un equipo, es una forma de vivir, y representa valores, hemos tratado de tener comunicación, de inculcar que este es un deporte familiar y hacemos muchos programas para que esto se retome y los niños vayan, como en mi época, al estadio", dijo.

A decir del directivo, se ha mantenido comunicación constante con las porras de Gallos para convencerlas de que la violencia no es la vía por la que se deben manifestar.

"Nos hemos encontrado con mucha disposición, todos han entendido que si queremos ser un club importante o un club grande no sólo depende de los jugadores, sino de todo mundo, incluyendo la afición, si no erradicamos esa parte de la violencia y no lo entienden será muy difícil que el equipo, que es de todos, pueda llegar a ser un equipo grande", advirtió.