Una sonrisa a la crisis

Gallos ya perdió 9 de 12 puntos, pero no la confianza en que se repondrá del mal paso, iniciando por Tiago Volpi, quien antes de ser portero fue lateral


 Tiago Volpi
Tiago Volpi (Mexsport)

QUERÉTARO, México

Pese a que hoy es uno de los mejores porteros de la Liga MX, Tiago Volpi, comenzó su trayectoria profesional como lateral izquierdo. El brasileño tenía 13 años cuando su padre le convenció de refugiarse en el arco, así como los consejos de distintos amigos del barrio en Santa Catarina, Brasil, que avalaban sus condiciones cada vez que se disponía a detener los embates del cuadro rival.

Encontró su lugar gracias a las palabras de aliento de su gente. “Tenía un gran problema, porque a veces se me olvidaba que estaba como jugador de campo y tomaba el balón con las manos; me gustaba mucho la portería, pero hasta que seguí los consejos de mi familia y amigos descubrí que tenía cualidades en el arco. Mi padre me convenció y nunca lo dejé, así fue que me probé en varios clubes, hasta llegar al Fluminense (2008)”.

Volpi llegó al futbol mexicano a finales de 2014 como uno de los refuerzos estelares del Querétaro, que había postrado en sus condiciones la esperanza de la directiva que encabezan Arturo Villanueva y Joaquín Beltrán.

Tiago se adaptó de inmediato al club mexicano y sobresalió en el medio nacional por sus espectaculares atajadas; en sus primeros seis meses disputó el título del Torneo Clausura 2015, a la postre perdió ese campeonato en una serie final de muchos goles ante Santos Laguna.

“El tiempo ha pasado muy rápido, me siento muy contento por el recibimiento de la gente de aquí, de Querétaro; todo el cariño de la afición y de la gente del club me han servido para adaptarme fácil aquí”. Sigue Volpi: “en lo deportivo, Gallos tuvo un año pasado muy bueno, aunque nos quedamos con la sensación amarga de la Final perdida. Este año tenemos muchas esperanzas y expectativas positivas de salir adelante”. Sobre qué metas buscan, apunta: “para nosotros es importante estar en la Concachampions y también conseguir algo en la Liga”.

 Pese al inicio incierto de Querétaro, Volpi se ilusiona con revertir el paso de los Gallos y sabe que este viernes, ante Veracruz, en La Corregidora, tendrán una nueva oportunidad y la victoria como principal objetivo.

 Los dirigidos por Víctor Manuel Vucetich acumulan tres derrotas y apenas un triunfo en lo que va del Clausura 2016. “Gallos representa mucho, aquí me siento en casa y en deuda por cómo iniciamos el torneo, con ganas de hacerles ganar algo, con la intención de brindarles esas alegrías que la afición me ha dado a mí; Querétaro, en muchos sentidos, tiene infraestructura para lograr ser uno de los mejores equipos de México en los próximos años. Justo ahora no podemos bajar los brazos, ni rendirnos”.

 El presente de Tiago Volpi está en Querétaro, el cancerbero brasileño (25 años) mantiene las esperanzas de cambiar de aires en un futuro y coloca el radar en las ligas europeas, así como con su selección, a la que espera representar; prioriza las necesidades de Gallos sobre las suyas; quiere marcar la pauta desde su sitio en México. “La meta principal aquí es el título, pese a los equipos grandes que hay aquí; llegar a la Final contra Santos nos sirvió para comprender que es posible repetirlo. Sueño con jugar en Europa, con estar algún día con mi selección y para eso necesito estar en mi máximo nivel, para ser referencia de la Liga”. Y mientras todo lo que desea llega (si llega) Volpi goza le sonríe a la adversidad.