Las apuestas de Sergio Egea

En 180 minutos, entre Liga y Copa, el nuevo timonel de Pumas ya le dio actividad a cinco canteranos que no contaban para Paco Palencia; su equipo muestra solidez y equilibrio

Ricardo Jurado, Alan Mozo y Rodrigo González
Ricardo Jurado, Alan Mozo y Rodrigo González (Imago7)

Ciudad de México

Apenas han transcurrido un par de encuentros con Sergio Egea al frente de Pumas y aunque todavía no se percibe al cien por ciento su idea futbolística, existen matices suficientes para intentar conceptualizar lo que desea el entrenador: orden defensivo y por ello una línea de cinco elementos atrás; generación de volumen en ataque y debido a esto coloca mediocampista de diferentes funciones y presencia de los elementos surgidos en La Cantera, para que la institución retome su potencial desde fuerzas básicas y pueda consolidar a mediano plazo a distintos prospectos.

En sus iniciales 180 minutos de acción, contabilizando Liga y Copa, Egea suma una derrota ante Veracruz, en el Puerto y un triunfo por la mínima este domingo, cuando se impusieron al modesto Celaya con gol de Joffre Guerrón, pero más que eso, en ambos cotejos el timonel argentino le ha dado continuidad a elementos que Francisco Palencia, el reciente estratega cesado, tenía en el olvido y lo mejor, estos han respondido con creces, generando buenos comentarios, competitividad en el plantel y soluciones para Pumas.

El primero en el que confío Egea fue en Rodrigo González, un defensa central que llegó apenas para este semestre a Universidad Nacional, con la encomienda de consolidarse; se formó en el América desde los 14 años y hace un año, en un intercambio por Manuel Pérez, recaló en CU, pero fue cedido a los Venados de Mérida. En los primeros seis compromisos de Liga y los dos primeros de Copa, Palencia ni siquiera lo contempló en las convocatorias, situación que Sergio modificó, pues en su primer encuentro, ante Veracruz, lo eligió como titular.

El director técnico lo colocó como central por izquierda en la línea de cinco defensores frente a los escualos. Rodrigo lució tranquilo, sacando el balón desde el fondo con calma, pero sin equivocar en los pases de rutina; cuando el oponente atacaba, reculaba o bien, salía a tiempo para dejar en fuera de lugar a los atacantes rivales. Después del partido, más allá de la derrota a cuestas (1-0), Egea le dedicó algunas palabras: "Me parece que lo hizo bastante bien, es un chico con condiciones diferentes, que tiene buena técnica y sabe ir bien en balones aéreos". Días después, en Copa, frente a Celaya, repitió de inicio y pese a ser sustituido, tuvo buena participación.

En el mismo cotejo frente a los bureles del Bajío, Egea mandó como lateral por derecha a Alan Mozo, un futbolista formado en La Cantera; buscando un sustituto para Josecarlos Van Rankin, no para sustituirle, pero sí para generarle competencia, Egea le dio los 90 minutos frente al Celaya y respondió con creces. Algunas veces considerado para selecciones con límite de edad, a sus 20 años, como Rodrigo González, fungió sin problema en la cancha... "Alan, como la mayoría de los chicos que tenemos en fuerzas básicas, está listo para pelear por un lugar", comentó el DT.

A mediados del 2015, Guillermo Vázquez eligió de entre varios prospectos a Alan Acosta para debutar en Primera División y aunque participó en un par de encuentros, el chico no volvió a ser considerado por Memo. Es un extremo por derecha, rápido y técnico. Para este Apertura 2017 subió al cuadro estelar de Pumas y pese a que Palencia lo empleó en un par de cotejos, parece ser que con Egea tendrá mayores oportunidades. Ante Celaya, sustituyó a Bryan Rabello y disputó 45 minutos en los que se vio desenvuelto, tratando de generar desequilibrio y opciones de gol.

Otro que tuvo sus primeros minutos con el equipo estelar de la Universidad Nacional fue Ricardo Jurado, un mediocampista de contención formado en La Cantera. Hasta hace unos meses se mantenía con la Sub 20 de los felinos, pero
para este semestre fue registrado con la plantilla principal. Palencia no lo tenía contemplado, pero Egea le brindó confianza y lo utilizó como el último cambio contra Celaya. Fue poco tiempo para una evaluación a profundidad, pero no desentonó del resto.

Finalmente, Alejandro Zamudio, otro volante defensivo, pero que sí debutó en la gestión de Francisco Palencia, ha retomado la actividad con Egea. Paco lo encaminó a inicios de abril anterior, pero no volvió a ser considerado, hasta que ahora, Sergio ya lo empleó como una de las opciones de cambio frente al Veracruz; la juventud (20 años) está de su lado y podría ser que su trayectoria lo consagre como un pilar a mediano plazo. Hoy, el entrenador de Pumas está enfocado en: "Hay que obtener buenos resultados, pero no podemos dejar de lado la formación de los muchachos".