Inversión que no rinde en Pumas

Desde hace dos años, Universidad ha traído al futbol mexicano a 10 jugadores foráneos del extranjero y apenas dos han conseguido afianzarse y mantenerse hasta ahora en el club

Inversión que no rinde
Inversión que no rinde (Mexsport)

Ciudad de México

Desde el Torneo Clausura 2013, la directiva de Pumas ha traído a una decena de futbolistas del extranjero para, en su momento, marcar diferencia sobre el campo; sin embargo, ni la mitad de ellos lograron consolidarse en la Primera División mexicana. De este grupo, apenas Ismael Sosa y Gerardo Alcoba se mantienen en la institución.

Con la llegada de Jorge Borja Navarrete a la presidencia del Patronato de la UNAM, Pumas abrió la chequera para reforzar al equipo (desde el Apertura 2012), pero al no encontrar las mejores opciones en el mercado nacional, al certamen siguiente decidieron aventurarse fuera y de ahí traer a jugadores que brindaran soluciones para los felinos.

El resultado, a lo largo de dos años no ha sido el deseado. Para el Clausura 2013, arribaron a las filas de Universidad Nacional Robin Ramírez, atacante paraguayo y Juan Pablo Rodríguez, un plurifuncional volante uruguayo; el guaraní permaneció un año en el equipo, pero el charrúa apenas disputó siete partidos y emigró al término de ese semestre. Para el Apertura 2013, el delantero centro Ariel Nahuelpán arribó al Pedregal, con la intención de complementar a Robin Ramírez, y con el cartel de haber brillado en el futbol ecuatoriano, además de tener experiencia en Europa. Los goles, pese a sus antecedentes, no le acompañaron.


El Loco sumó dos anotaciones en 16 encuentros de Liga, por lo que dijo adiós a CU. A pesar del trago amargo, y las experiencias fallidas, para el Clausura 2014 la dirigencia contrató a Diego Lagos, Ismael Sosa y trajo de vuelta a Dante López; la apuesta era reforzar la ofensiva, renovar una línea donde se había carecido de elementos rentables. Lagos no logró consolidarse, aunque dio destellos de su estilo vertical; Sosa es una realidad hoy en día y a Dante se le busca acomodo, al no entrar en planes para el Clausura 2016.

De nombre Francisco Dutari, en el Apertura 2014, en el cierre de la gestión de Mario Trejo al frente de la presidencia deportiva, arribó un zaguero central argentino que aseguró "quiero emular a Verón, hacer historia en el equipo"; solo disputó un par de duelos de Liga en su primer y único torneo con Pumas. Salió por la puerta trasera. Ya con Guillermo Vázquez en la dirección técnica y Antonio Sancho en la presidencia de Universidad, para el Clausura 2015 se hizo una fuerte inversión económica y se retocó al equipo en defensa, sector al que incorporaron a Gerardo Alcoba; en el mediocampo recaló Silvio Torales y en ataque, Jonathan Ramis.

Este último disputó 12 cotejos y salió del club. Torales, incluso siendo uno de los anotadores en la Final de vuelta ante Tigres, no convenció a Memo Vázquez para seguir, y al año en Universidad, se le busca acomodo, seguramente en Sudamérica. Por su cuenta, Alcoba ha dado muestra de temple y fiereza, cuestiones que le han valido para consagrarse en la defensa. Aún sin confirmar el rumor que liga al colombiano Francisco Meza para el Clausura 2016, y a la espera de más refuerzos extranjeros, Pumas tendrá que lidiar con esta inercia negativa en los jugadores que provengan de fueras. Por ahora, solo Ismael Sosa y Gerardo Alcoba han dado la cara y se han consagrado vestidos de auriazul.