Amarra Pumas su boleto a octavos de Libertadores

Un débil equipo venezolano se llevó un cuatro goles a uno de Ciudad Universitaria, resultado que deja a los felinos en la cima del Grupo 7 en Copa Libertadores 2016

Pumas, cerca de la siguiente fase de CL
Pumas, cerca de la siguiente fase de CL (Mexsport)

Ciudad de México

Tres victorias en sus primeros cuatro duelos de fase de grupos (séptimo sector), ya le dieron, prácticamente, la tranquilidad y el pase a octavos de final a Pumas en la Copa Libertadores. Los felinos se impusieron a Táchira por 4-1, convirtiendo el estadio Olímpico en un templo de algarabía y goles.

Ante Táchira, Pumas lo arriesgó todo. Universidad saltó al campo con su mejor oncena, pensando únicamente en el triunfo. Sorprendió incluso la incrustación de Luis Fuentes en la lateral de la derecha, luego de sufrir una luxación en el codo izquierdo apenas hace unos días. Así, los dirigidos por Guillermo Vázquez iniciaron al máximo de su rendimiento.

El cuadro venezolano montó un esquema defensivo, a la espera del rival. Los pupilos de Carlos Maldonado desesperaron y, al 21', las constantes faltas sobre los auriazules derivaron en una pequeña gresca, y las amonestaciones de Jorge Rojas y Javier Cortés. Pumas era superior, pero le faltaba concretar de cara al arco contrario.

El buen juego de Universidad comenzó a disminuir con el estilo de Táchira. Sin embargo, todo cambió al 31', en un remate en un tiro de esquina, cuando Gerardo Alcoba se sumó al ataque y la pelota le quedó a modo para que la prendiera con la pierna derecha. Eso hizo. El uruguayo mandó la esférica al fondo de la red enemiga, con el arquero José Contreras vencido.

El gol representó el júbilo para la tribuna; el goya retumbó con fuerza en el Pedregal. Táchira siguió con su guión repleto de precauciones. Sin arriesgar, sin intención de proponer y aguardando el final. Los de 'Memo' Vázquez no se conformaron con el único tanto y seguían en la búsqueda de aumentar el marcador.

Para el complemento, los de casa iniciaron con intensidad, con fuerza y determinación. Apenas al 46', Luis Quiñones estrelló un balón en el costado izquierdo del arco de Táchira. Los venezolanos permitían mayores espacios entre sus líneas e, incluso, sumaban unidades al frente para amedrentar a los de azul y oro.

Al 53', un derechazo de Híbert Ruiz, después de una serie de rebotes, amplió el marcador por 2-0. Fue el estreno del contención, que poco a poco se ha ido ganando un puesto. La anotación le brindó confianza al colectivo de la capital y permitió que se lanzaran, aún más, al frente y con sus mejores gestos técnicos.

Apenas siete minutos después del segundo gol, Ismael Sosa, uno de los consentidos de la tribuna, amplió a tres la diferencia en el electrónico. Ciudad Universitaria cantó como pocas veces. A los gritos de la afición le siguieron aplausos de su gente. El Olímpico era testigo de una fiesta, de comunión entre cancha y tribuna.

La velocidad y picardía de Luis Quiñones acrecentaron el festejo. El colombiano sabe y juega para la grada, y sus regates animaron a los suyos; Britos peleó cada balón aéreo y, sin dudarlo, se incrementaba para buscar su gol; Cortés también intentaba crear volumen ofensivo.

Aunque Táchira tuvo tiempo de reaccionar y anotar el tanto del descuento, al 81', fue insuficiente a su causa. 'Memo' Vázquez guardó a piezas como Quiñones y Britos en los últimos instantes y estos, al salir, se llevaron la ovación. En últimos suspiros, Sosa marcó el 4-1. Pumas tuvo una noche mágica, una más en CU y con ella llegó el pase a los octavos de final de la Libertadores.