Los plurifuncionales de Pumas

El plantel universitario cuenta con varios titulares que desempeñan más de una función; esto ha repercutido un funcionamiento óptimo, pese a ciertas carencias

Jugadores de Pumas
Jugadores de Pumas (Imago7)

Ciudad de México

Si alguna palabra puede definir el estilo de juego de Pumas esa es: esfuerzo.

La plantilla de Universidad Nacional, con todo y sus limitantes, ha conseguido resultados positivos, que por ahora le mantienen dentro de los ocho primeros puestos del campeonato (con 17 puntos); sin embargo, es por esta característica, que varios de sus elementos realizan funciones dobles, y en algunos casos, esto ha terminado por beneficiar el rendimiento colectivo del grupo.

Desde el arco, Francisco Palencia le pide a Alfredo Saldívar que sea un líbero más, que trate de adelantar sus líneas jugando con los píes y desde aquí, que proyecte la salida del equipo; en la lateral derecha, Josecarlos Van Rankin es dueño de esta parcela, aunque su posición de origen es la de contención, como mediocampista defensivo; incluso, su suplente la jornada anterior (por lesión), José Antonio García, es un defensor central de origen.

Paco Palencia juega con una línea de cuatro defensores, pero delante de ellos, Abraham González es un contención defensivo, juega como un antiguo cinco, que le trata de dar equilibrio a la zaga; el español, con casi un año en el plantel, se ha tenido que adaptar, sobre todo este semestre, a una posición más retrasada... En los desdobles de enemigos con mayor velocidad, el ibérico lo padece de sobre manera, no es su fuerte tratar de recobrar el esférico bajo estas condiciones.

Por delante de Abraham, Javier Cortés se ubica como un mediocampista interior, junto a Bryan Rabello, en las mismas funciones, otro futbolista reconvertido. El primero en mención empezó como lateral por la derecha y los años, así como el físico, le han ubicado como un jugador más creativo que de vértigo; el chileno, por su cuenta, inició su trayectoria como media punta y hasta desempeñándose como nueve.

Por las bandas, del lado izquierdo, Jesús Gallardo, hoy en día la sensación en Universidad Nacional, se ha acoplado y de buena manera, a este sitio del terreno de juego, pero no ha sido aquí donde se formó; el juvenil de 22 años era un jugador más creativo, pero que se fue recargando en la banda; de hecho, tanto Guillermo Vázquez y Palencia, así como Juan Carlos Osorio, en la selección nacional, le han empleado como lateral por su mismo sector; carece de nociones defensivas, pero una línea de cinco defensores, brinda salidas a máxima velocidad, como pocos en el balompié nacional.

En el ataque, si bien Nicolás Castillo es un centro delantero eficiente, pero con su baja por lesión, Paco ha utilizado en esta posición a Matías Britos, que desde el semestre pasado, y ante la baja de juego de Eduardo Herrera, el uruguayo ha sido solución como referente de ataque; los goles le han acompañado. No es un nueve nominal, todo lo contrario, en León y en la anterior gestión de Universidad, se desempeñaba como un media punta, incluso recargado a la banda izquierda.

Dentro de los meses que Palencia ha estado al frente de Pumas, ante ausencias y algunas carencias, ha tratado de encontrar acomodo para sus piezas. En el Apertura 2016 empleaba un 4-2-3-1, reforzando la media y el aparato ofensivo, pero ahora juega con 4-3-3, que le brinda mayor equilibrio a la zaga, retocando la zona de creación y proyectando a sus jugadores con velocidad como característica principal.

Los movimientos de la columna vertebral han generado rotaciones de un torneo a otro. Del equipo que disputó el torneo anterior solo se mantienen siete engranes; Alejandro Palacios le entregó el relevo generacional a Alfredo Saldívar, que ahora es inamovible en el arco felino; Marcelo Alatorre y Luis Fuentes salieron de la institución, dejando su sitio para Van Rankin y Mendoza, misma situación que Fidel Martínez; llegó Bryan Rabello para este semestre.

SON INAMOVIBLES
Los únicos dos jugadores de Pumas que ha disputado todos los minutos disponibles del torneo son Darío Verón y Abraham González, más allá de la veteranía, estos dos han sido pilares para que el equipo se mantenga; su experiencia ha sido fundamental. El paraguayo, con 37 años, es un líder de la plantilla, mientras que el español, de 30, muy pronto se ha ganado un puesto como inamovible dentro de la plantilla.

Compra aquí tus boletos para la Liga MX