Inversión que dura un semestre

A lo largo de este 2016, Pumas ha oficializado nueve incorporaciones, de las cuales, cinco salieron a los seis meses de su arribo; para el siguiente curso, además de Bryan Rabello, llegarían un par más de elementos

Saúl Berjón, Francisco Meza y Luis Quiñones
Saúl Berjón, Francisco Meza y Luis Quiñones (Imago7)

Ciudad de México

El pasado siete de enero, hace casi un año, Universidad Nacional presentaba ante los medios de comunicación a sus cuatro refuerzos del Clausura 2016. En conferencia, en ese momento, al lado de Antonio Sancho, vicepresidente deportivo, comparecían Francisco Meza, Mathías Vidangossy, Híbert Ruiz y Luis Quiñones. Los cuatro llegaban a préstamo con opción de compra, y su estancia, al menos la que se tenía pensada, es que fuera mínimo por un año. El correr de las semanas dictaría todo lo contrario.

Pumas, que en ese momento estaba por comenzar el torneo local, también competiría en el primer semestre del año por la Copa Libertadores, y en el segundo, por la Concachampions, por lo que retocaba cada línea del campo, pensando en robustecer su plantilla. "Sabemos de los compromisos que tenemos en puerta, y por ello hemos decidido traer a futbolistas de calidad, a gente joven, pero ya con experiencia y recorrido; el equipo enfrentará dos competencias a lo largo del año y estamos, de momento, preparados para comenzar con la Liga y la Copa, estamos ilusionados con esta posibilidad", comentaba Toño Sancho.

A doce meses de aquella conferencia, el equipo ha traído a cinco futbolistas más, y los cuatro antes mencionados, que salieron abruptamente a los seis meses de su arribo, debido al cambio de administración en la presidencia del club. La llegada de Rodrigo Ares de Parga como presidente del Patronato y Francisco Palencia como entrenador del primer equipo, prescindieron de los servicios de Meza, Quiñones, Vidangossy y Ruiz, cuyo nivel varío. La dirigencia aplicó borrón y cuenta nueva al respecto, sin pensar en si podían serles útiles más tarde.

Además, a la bajas se unieron los traspasos de Daniel Ludueña, Dante López, el préstamo de David Cabrera al Morelia y la polémica venta de Ismael Sosa a Tigres; los nuevos altos mandos se tomaron en serio el papel de depurar la plantilla, pero sobre todo, de resarcir las finanzas del equipo. Palencia trajo a otros cuatro futbolistas para encarar la segunda vuelta del año. Pablo Barrera retornó a casa, misma situación que Santiago Palacios, aunque sin tantos reflectores; los españoles y desconocidos Abraham González y Saúl Berjón, también llegaron con altas expectativas.

En su primera rueda de prensa, Saúl, que provenía del Eibar, se animó a decir que: "La Liga mexicana es muy competitiva, aquí uno viene con la intención de replicar lo que ha hecho gente como André-Pierre Gignac". Pero la realidad ubicó muy lejos el rendimiento del volante español, a comparación del atacante francés. Al cabo de seis meses, abandonó la institución del Pedregal hace apenas unos días. Berjón, junto a Luis Fuentes, son hasta el momento, las únicas bajas de cara al Clausura 2017.

Fueron doce meses intensos para Universidad Nacional, en los que los cambios y rotaciones en diferentes aspectos, marcaron la pauta. Hasta ahora, 2016 también representa nueve traspasos, el mismo número de salidas y tan solo un debut de algún canterano en el máximo circuito (Santiago Palacios; 25 años). En cuanto a lo deportivo, Pumas también quedó lejos de lo esperado. Luego de cerrar un 2015 de ensueño, con la final ante Tigres, y la calificación a torneos internacionales, este año representó una Liguilla –eliminados en cuartos de final– y la bochornosa actuación en la Libertadores, quedando fuera a manos del Independiente del Valle, en CU.

El fenómeno de los refuerzos de un solo semestre se amplió en estos meses. A comparación del ciclo 2014-2015, en el que el equipo fichó a 10 futbolistas, seis aún pertenecen a la institución, y cuatro salieron con el correr de los meses; la impaciencia y hasta inexperiencia por cuenta de dirigencia y cuerpo técnico actuales, pudieron incrementar el número de jugadores cuya estancia se dio sin éxito por Ciudad Universitaria. El reto para el Torneo Clausura 2017 será que la historia no se repita en este rubro, aunque parece complicado.

MÁS RETOQUES

Hace unos días, Bryan Rabello fue confirmado como la primera alta de Pumas para el siguiente curso. El futbolista llega procedente de Santos Laguna, donde, si bien no era el armador, sí un constante en las oncenas de los Guerreros. A sus 22 años, el mediocampista chileno afrontará su mayor reto, y consistirá en ganarse un puesto como auriazul, a la espera de que pudieran concretarse más bajas de la actual plantilla. Y como el propio Ares de Parga lo adelantaba, un par más de incorporaciones arribarán al seno del equipo.

Nicolás Castillo, ariete chileno y quien ha coincidido con Rabello en la selección andina, estará en Ciudad de México en los próximos días, para firmar su contrato con Universidad, mismo caso que el delantero hondureño Alberth Elis, que llegaría a Pumas a préstamo, en una especie de intercambio con Monterrey, destino de Luis Fuentes. El cuadro que dirige Palencia busca tener variantes, sobre todo en el ataque, el gran pendiente a lo largo del anterior semestre. Hoy, como hace doce meses, pero con un sinfín de incorporaciones y bajas, los felinos encararán dos competencias –Liga y Concachampions, en su recta final– en el año que está por comenzar.