Pumas, con inspiración de O’Gorman para el A16

La playera auriazul lucirá en el pecho el corazón de Ciudad Universitaria

Ciudad de México

Pumas de la UNAM, para el Apertura 2016, presentó su nueva playera con el característico azul y oro, aunque con el emblemático grabado de la Biblioteca Central en Ciudad Universitaria.

A primera vista, la vestimenta auriazul no ofrece nada fuera de lo común; incluso, los comentarios en redes sociales, por parte de algunos fans, en su mayoría rechazan la propuesta, pero con una segunda mirada pareciera que la alusión al trabajo del pintor y arquitecto Juan O'Gorman es lo que hace falta a un equipo en reestructuración: identidad.

La Biblioteca Central está a metros del Estadio Olímpico, ambos recintos declarados patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO, distinción que no se le otorga el justo valor por parte, incluso, de la comunidad estudiantil.

"Desde el principio, tuve la idea de hacer mosaicos de piedras de colores en los muros ciegos de los acervos, con la técnica que ya tenía bien experimentada. Con estos mosaicos la biblioteca sería diferente al resto de los edificios de la Ciudad Universitaria, y con esto se le dio carácter mexicano", palabras de O'Gorman que recoge la web oficial de UNAM sobre la iniciativa para la edificación del corazón de CU. 

"Dediqué dos días y sus noches casi sin dormir y comer, haciendo los primeros croquis, para tener las ideas someras de este mosaico enorme que debería recubrir los cuatro lados de la torre de acervos del edificio, que ya se había comenzado a construir y se terminaría aproximadamente en 1950", estimación de Juan O'Gorman casi precisa, y que en este 2016 cumplió 60 años desde su inauguración.

Proyecto de Biblioteca Central que utilizó "piedras de colores naturales porque no hay en ninguna parte del mundo colores que puedan pintarse y que resistan la intemperie, los rayos solares, las lluvias y los cambios de temperatura", afirmó en su momento el pintor y que estará en el pecho del uniforme de Pumas para el A16, semestre de una nueva era en las manos de Juan Francisco Palencia, quien busca precisamente piedras para reconstruir La Cantera y devolver al club su color original.