Pumas recupera confianza goleando a Monterrey

Pumas recobró su mejor versión ofensiva y con anotaciones de Matías Britos, Pablo Barrera y Jesús Gallardo, consumió a un Monterrey diluido; el resultado valida las modificaciones de Paco Palencia

Matías Britos festeja uno de sus goles contra Monterrey en Ciudad Universitaria.
Matías Britos festeja uno de sus goles contra Monterrey en Ciudad Universitaria. (Mexsport)

Ciudad de México

Pumas consiguió su mejor momento en el torneo. La tarde de hoy, Universidad consumió a un Monterrey entregado y consiguió despertar en cuanto a goles. Matías Britos se hizo cargo de la ofensiva auriazul, en comparsa con Pablo Barrera y Jesús Gallardo, para que los felinos vencieran por 5-3 a los dirigidos por Antonio Mohamed. El equipo recobró la confianza, la sonrisa, y de paso, la contundencia que no había aparecido del todo. En 90 minutos, sí, con modificaciones, los del Pedregal mostraron más cualidades que en las primeras cinco fechas.

La poca efectividad de Eduardo Herrera, de cara al arco rival, a lo largo del torneo de Liga, le cobró factura ante Monterrey. Frente a los Rayados, su lugar lo ocupó Fidel Martínez y el ‘15’ tuvo que conformarse con la suplencia. Determinación final de Paco Palencia y su cuerpo técnico, en pro de un ataque más fino. En la cancha, ambos cuadros comenzaron ligeros, sin tanta prisa, pero con la intensión con ir al frente, avisando un poco sus intenciones.

Al minuto 13, Rogelio Funes Mori y Dorlan Pabón ya habían mostrado su ambición. La diferencia sería la contundencia. Instantes después, Matías Britos se encargaría de dejar en claro que los goles también pueden correr por su cuenta. Al 16’, el uruguayo recibió un trazo de Javier Cortés, internado en el área, con la cabeza y así, mandó guardar la pelota al fondo del arco de Monterrey. 1-0 y cambio de papeles en el encuentro. Panorama positivo y júbilo para los locales.

Encendido, el ‘20’ puso el 2-0 al minuto 18, que comenzó con Javier Cortés y un trazo largo y preciso, este centró desde la izquierda y un descuido de Hiram Mier permitió que Britos aumentara la cuenta. Fiesta en el estadio Olímpico. Palencia lo vivió desde su banquillo y lo gritó como cuando lo hacía en la cancha. La modificación de Eduardo Herrera permitía ver a un equipo diferente en el ataque, menos dependiente y no tan lento en esta línea.

El manejo de la pelota ya era diferencia a favor de Universidad Nacional. Pumas dominaba el esférico, pero también al rival. Cada embate de los felinos se convertía en una jugada de peligro. Su aparato ofensivo lucía mejore intentaban aprovecharlo. Al 24’, Pablo Barrera se internó en el área, luego de una carrera por la parcela derecha, pero esta vez no buscó el centro, prefirió el disparo y con él venció a Alexander Domínguez, arquero rival. Un tiro potente por parte del ‘8’ significó el 3-0 y el festejo clásico del ‘You can’t see me’.

Apenas al 31’, nuevamente Britos acrecentó el electrónico. Ya estábamos 4-0. Marcaba otra vez el uruguayo, pero ahora con un remate con la cabeza. El joven Jesús Gallardo se asoció previamente con Fidel Martínez y había servido de enlace para ponerle al delantero charrúa una pelota a modo, después de desequilibrar por la banda izquierda y de deshacerse de su rival más cercano. Universidad mostraba un rostro hasta entonces desconocido, pero agradable.

Cuando menos se esperaba, cuando ya había fallado las más importantes, Monterrey se metió en el partido gracias a un gol del central César Montes, luego de un servicio de José Basanta en un balón detenido. 4-1 y el juego se mantenía con vida y aspiraciones para ambos cuadros. Así llegó el final a un primer tiempo peleado, con goles y satisfacción en la tribuna. El complemento prometía espectáculo. ¿Remontada rayada o supremacía felina?...

Para el segundo tiempo, Monterrey modificó, amarró al rival. Mohamed colocó como lateral por derecha a Walter Ayoví, experimentado futbolista que conoce a la perfección a Pablo Barrera y que detuvo su trascendencia en este sector. Pumas se lanzó al campo con los mismos hombres e idéntica estrategia. Al 54’, Carlos Sánchez recortó distancias y doblegó el espíritu de Alejandro Palacios. El mediocampista uruguayo apareció en el área y consumó el segundo para Monterrey.

Pero si algo distinguió a Pumas en el encuentro fue no cesar en la lucha, en la entrega. Al 60’, Fidel Martínez recuperó un balón en la media cancha, condujo y vio bien colocado a Jesús Gallardo. El ecuatoriano sirvió para el juvenil y este no la pensó dos veces. Gol. Llegó el quinto para Pumas. El heredero del número de Palencia (17), lo festejó al máximo. Su primer torneo como inamovible en el primer equipo no ha sido sencilla, y su estreno en Primera División le llegó frente al mismo rival contra el que debutó hace casi dos años.

Pumas, incluso sin la pelota, se veía sólido. Tuvo contra la oncena de Antonio Mohamed su mejor tarde en lo que va del Apertura 2016. Monterrey volvió a llevarse un amplio marcador de Ciudad Universitaria, la estabilidad del Turco se tambalea, y Paco Palencia, así como sus pupilos, recobran la confianza y los goles. El esquema y los cambios le funcionaron al novel entrenador. Rayados, en la agonía del duelo marcó el tercero, pero amplió su racha en la cancha del Pedregal. Aquí no ganan. Suman un triunfo en los últimos 10 años.